Crónica de un ‘Súper’ falso positivo

0
113
Editorial

Cuando se creía que los falsos positivos habían acabado en Colombia, con gran tristeza veo que hay uno nuevo, que hace daño y difama, no solo a un hombre, sino a una empresa Barranquillera, que le ha entregado tanto a la región y a Colombia y, que se convirtió en orgullo nuestro: Tecnoglass.

Recuerdo un dicho de mi madre, “cuando se habla mal de alguien, sin fundamentos; equivale a coger una gallina y sacarle pluma por pluma en el campanario del pueblo y arrojarlas al viento; y les aseguro que es más fácil volver a poner en su lugar cada una de esas plumas, que remediar el daño causado”.

Pues bien, es lo que veo aquí, con la publicación de varios medios de comunicación, que han visto en la compra corporativa de boletas, una opción para despotricar y arremeter sin piedad contra una empresa, que me atrevería a llamar un ícono que muestra la valentía y el emprendimiento del barranquillero.

Y es que cuando se meten con Tecnoglass, no solo lo hacen con cerca de ocho mil empleos directos que están en Barranquilla y que podrían estar en Bogotá, Cali, Medellín o el exterior, pero que en lugar de elegir cualquiera de los cinco puntos cardinales, como diría cierto presidente latinoamericano, los hermanos Daes escogieron a su tierra, a Barranquilla no solo para hacer empresa, sino para generar empleo a los hijos del ‘mejor vividero del mundo’.

Descabellado es creer que una empresa que en el 2016 exportó 202 millones de dólares y que actualmente tiene ventas hasta el año 2020, se ocupe de la ínfima cifra que le produciría la reventa de boletas para un partido de la Selección Colombia.

Pero más descabellado aún es el manejo que le han dado a la noticia que desde todo punto de vista. Cuando un Superintendente sale a decir que, “Esa es una información que ha salido en algunos medios de comunicación, que la Superintendencia no ha suministrado”, solo puede traducirse en que si esa entidad es la única que tiene ese tipo de información y no la ha dado a conocer, esta no puede ser cierta.

Y sorprende aún más la tranquilidad de Christian Daes, cuando después de haber sido atacado insistentemente por redes sociales, por uno o dos desadaptados, que me atrevo a asegurar, nunca lo han conocido, sólo se limita a responder con  “Ni Tecnoglass, ni José Manuel Daes, ni yo hemos revendido o financiado reventa de ningún evento jamás. Todo esto es un súper falso positivo”.

Para finalizar, tres mensajes a los señores Daes, el primero, un proverbio chino, “Al árbol que da frutos es al que le tiran piedras”; el segundo, una frase que escuchaba muy a menudo de mi madre: “Hay aves que cruzan el pantano y no se manchan, SU PLUMAJE ES DE ESOS”… y el tercero: no se cansen de luchar y sacar adelante a este pedacito de cielo: Barranquilla.

No hay comentarios

Dejar una respuesta