Gobernación promueve encuentro de la Red de Voluntariado del Adulto Mayor

0
111

Bajo el lema “hay más felicidad en dar que en recibir” se realizó el encuentro Departamental de la Red de Voluntariado del Adulto Mayor en el  municipio de Sabanalarga.

Este encuentro, organizado por la Gerencia de Capital Social de la Gobernación del Atlántico, se da en el marco de la celebración del Día Internacional de la Lucha contra el Maltrato del Adulto Mayor (15 de junio).

La Red Departamental de Voluntariados del Adulto Mayor está conformada por 650 miembros de los 22 municipios, de los cuales asistieron 450.

Este encuentro sirvió para que los asistentes recibieran  formación sobre liderazgo, trabajo en equipo y orientación sobre la Ley 720 de 2001 que promueve, reconoce y facilita la acción voluntaria de los ciudadanos.

Durante el encuentro se hizo entrega de kits conformados por una gorra, chaleco y mochila. El gerente de Capital Social de la Gobernación del Atlántico, Óscar Pantoja Palacio, dijo que el voluntariado en el Atlántico representa una  gran apoyo para la institucionalidad y tienen un gran poder de convocatoria para las diferentes actividades que se desarrollan a nivel municipal y departamental.

“Esta población realiza una labor con  vocación  de servicio, por ello la Gobernación del Atlántico les brinda todo el apoyo para que continúen con su misión de ayudar a otras personas de su edad”, manifestó Pantoja.

El propósito es capitalizar en la vejez todo ese espíritu de servicio  en función de ellos mismos,  a la vez representa un proyecto personal  pero también de desarrollo comunitario.

“Queremos hacer un reconocimiento a esta loable labor social, en el  voluntariado de la Red Departamental hay personas muy valiosas, por ello merecen nuestro respeto y admiración, desde la Administración Departamental promovemos una vejez digna, saludable y feliz”, sostuvo el funcionario.

Entre los asistentes se destacó a la docente pensionada de Polonuevo, María González de Osorio, una adulta mayor de 71 años quien dedicó 45 años de su vida a la educación.

“Hoy me encuentro pensionada y desde junio hago parte del voluntariado del Atlántico. En mi municipio Polonuevo realizo una labor con 7 personas adultas mayores a quienes enseño a leer y escribir”. Cada martes, la profesora se reúne en el Centro de Vida para capacitar a personas interesadas en superarse.

“Deseo que ellos puedan colocar su firma en vez de la huella,  quiero demostrar que el loro viejo si da la pata”, expresó María González.

No hay comentarios

Dejar una respuesta