El triste panorama de los humedales en el Atlántico

0
194

El departamento del Atlántico, ha venido sufriendo en los últimos años una degradación progresiva de sus humedales, como lo demuestra el mapa de ecosistemas del IDEAM (2107), y el bajo puntaje en el índice de sostenibilidad ambiental del ICD (puesto 23 de 26 departamentos).

Este deterioro se debe principalmente a la intervención humana a través de, la contaminación de sus aguas y sedimentación por vertimientos (sin el adecuado tratamiento); reducción de su tamaño por “apropiación indebida” de sus tierras, debido al aumento de la frontera agrícola, pecuaria y la presión urbanística; y la sobre explotación en el consumo de su recurso hídrico para actividades de riego, agropecuarias y domésticas. Así mismo, las intervenciones en infraestructura, que transforman el curso de sus aguas y su dinámica, agotándolos. Estos daños, hacen que los humedales queden vulnerables a riesgos de sequía e inundaciones, y no permiten que se adapten al cambio climático.

Los humedales del Atlántico más afectados, respaldados bajo estudios científicos, son:

El Lago El Cisne, la Ciénaga de Mallorquín, las Ciénagas de Sabanagrande, Santo Tomás y Palmar de Varela, Luruaco, el Guájaro y demás de cuenca del Canal del Dique.

Muy a pesar que Colombia hace parte del convenio RAMSAR, en cual se compromete a proteger “cualquier humedal del país”, así como, ríos, arroyos, quebradas, ciénagas, lagos, manglares, y corales, y que algunas ciénagas mencionadas arriba hacen parte del sitio RAMSAR sistema delta estuarino del Río Magdalena Ciénaga grande de Santa Marta, vemos que cada vez más se deterioran y desaparecen humedales en nuestro departamento.

Estos tienen una gran cantidad de biodiversidad y nos prestan unos servicios fundamentales para el desarrollo. Empezando por el recurso hídrico, sin ellos no hay agua dulce. Son también fuente de comida. El ejemplo más claro es el arroz, que crece en humedales y del cual dependen tres mil millones de personas, o la pesca, de la que viven más de 600 millones de personas en el mundo.

De acuerdo con la CRA, son 22.697 Ha de espejos de agua de humedales, que debemos proteger. Por tanto, es necesario los datos y la información científica, acerca de cuáles son, donde están, y como están, comencemos actuar racionalmente.

Desde 1997, todos los años organismos oficiales, organizaciones no gubernamentales y grupos de ciudadanos de todos los niveles de la comunidad han aprovechado la oportunidad para realizar actos y actividades encaminados a aumentar la sensibilización del público en general acerca de los valores de los humedales y los beneficios que reportan en general y la Convención de Ramsar en concreto.

No hay comentarios

Dejar una respuesta