Víctimas piden tener representación en concejos y asambleas

0
34

Para las víctimas del conflicto armado en Colombia tener las garantías que permitan su real representación en el Congreso de la República, se traduce en la configuración del derecho que tienen a ser reparadas.

Las 16 curules transitorias que ha propuesto el Gobierno, correspondientes a los 16 territorios donde más se sintió el conflicto en el país, son de la mayor relevancia y trascendencia para la Mesa Nacional de Víctimas, pero además de ello reclaman un espacio de representación y participación desde las regiones (concejos municipales y asambleas departamentales), bajo el entendido, que fue allí, en sus territorios, donde tuvo lugar el conflicto y desde donde pueden aportar directamente para liderar estrategias que apunten a la no repetición.

Adriana Pérez Rojas, Blanca Yoli Real González y Orlando Burgos, son miembros de la Mesa Nacional de Participación Efectiva de las Víctimas en representación de los departamentos de Antioquia, Meta y Santander, respectivamente. Para ellos, como voceros de las casi nueve mil víctimas registradas del conflicto armado, la no aprobación del proyecto de acto legislativo con el que se creaban las 16 curules transitorias en la Cámara de Representantes, eliminó la posibilidad de tener espacios de participación y representación.

Pero con la voluntad manifestada por los congresistas de diferentes partidos, quienes hacen parte de la comisión accidental designada para buscar alternativas, que blinden el proceso en beneficio de las víctimas en el Congreso, el panorama es diferente y mucho más alentador.

Aunque la posibilidad de tener voz y voto en la Cámara de Representantes se mantiene viva, para Blanca Yoli Real, “es necesario ampliar la participación política a los consejos municipales y asambleas departamentales, pues fue allí en los territorios donde fuimos afectados y violentados. Es necesario buscar alternativas para que, de manera especial y transitoria, podamos participar en asambleas y concejos municipales y defender la inclusión de nuestras propuestas a nivel de territorial”.

En el mismo sentido, Adriana Pérez señaló que “las bancadas amigas de la paz, del acuerdo de las víctimas, deben comprometerse con un nuevo proyecto de ley, el cual debe ampliarse para que las víctimas puedan participar en concejos y asambleas departamentales, en los municipios y en los territorios donde más nos vimos afectados”.

Agregan que para que las víctimas cuenten con esta representación, debe existir una ley que de manera simple y transitoria les permita llegar a ocupar cargos de elección popular en las distintas corporaciones.

Según Adriana y Blanca, llegar al Congreso y a las demás corporaciones de elección popular con curules especiales y transitorias, “sería la mejor reparación que se le pueda brindar a las víctimas, y para ello necesitamos que se genere un consenso entre las distintas bancadas. Es importante que se garantice la presencia de las víctimas del conflicto armado en el Congreso de la Republica, de la misma forma como se le ha garantizado a nuestros victimarios ese espacio”.

Por su parte, Orlando Burgos, de Santander, afirmó que la elección de los representantes de las víctimas debe darse democráticamente “por nuestra gente de forma honesta, transparente e incluyente, es la manera de poder sentir que estamos representados por la voluntad del elector y este caso de nuestros compañeros”. Añadió, que desde el Congreso se debe buscar la manera que estas curules sean exclusivas para las víctimas “e incluir en esa elección a los cabeceras municipales ya que allí se encuentran la mayoría de las víctimas”.

Finalmente proponen un encuentro desde la Mesa Nacional de Participación Efectiva de las Víctimas con la Presidencia del Senado y la comisión designada para tratar este tema, con el fin de trazar la ruta que permita definir acciones y propuestas que logren definir su participación en los escenarios políticos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta