Zoológico de Barranquilla recibe oso de anteojos, procedente de Manizales

0
103
A partir de este mes, el Zoológico de Barranquilla es el nuevo hogar de un oso de anteojos, que vivió durante 22 años en la Reserva Forestal Río Blanco, ubicada en Manizales, Caldas, y que llegará a este centro de conservación con el propósito de mejorar sus condiciones de bienestar y servir como embajador de su especie, a través de programas de educación.
La Corporación Autónoma Regional de Caldas – CORPOCALDAS entregó el oso macho a la Fundación Botánica y Zoológica de Barranquilla, entidad que administra el Zoológico de Barranquilla desde hace 24 años, confiando en su experiencia en el manejo y conservación de fauna nativa.
El animal, proveniente de la Reserva Natural La Planada, localizada en el municipio de Ricaurte (Nariño), fue reubicado a la edad de cuatro años por la empresa de servicios públicos Aguas de Manizales, en compañía de su hermana, una hembra que murió hace nueve años.
En Colombia, la especie oso de anteojos, también conocida como oso andino, se encuentra distribuida desde los 400 hasta los 4.100 metros sobre el nivel del mar; gran parte de ellos habita en el Magdalena Medio, por lo que se adaptan bastante bien a climas como el de Barranquilla. El Zoológico cuenta, además, con un hábitat diseñado exclusivamente para esta especie, que simula un bosque de niebla.
Luego de un período de cuarentena, en el cual el ejemplar estará en observación por parte de veterinarios, zootecnistas y biólogos, y fuera de la vista del público, se realizará un acercamiento con la hembra de 21 años que habita en el Zoológico, con el fin de que se conozcan y puedan permanecer juntos en el mismo recinto.
Farah Ajami Peralta, Directora Ejecutiva de la Fundación Botánica y Zoológica de Barranquilla y Presidenta de la Asociación Colombiana de Parques Zoológicos, Acuarios y Afines – ACOPAZOA, destaca la importancia de los zoológicos como ventanas al mundo natural, y de las especies que allí habitan, como el oso de anteojos, para sensibilizar a las personas sobre su relación con el resto de la naturaleza, por ser tan importantes para la conservación de su ecosistema, el bosque de niebla. “Hay tanto que contar acerca de esta especie, como que son excelentes jardineros del bosque, y que por su forma de alimentarse, rompiendo las ramas más altas de los árboles para comer sus frutos, permiten que el sol llegue a las plantas más pequeñas, estimulando su crecimiento. También apoyan el ciclo vital de otras especies, al transportar el polen de un lado a otro con su pelaje y su hocico. En síntesis, son un indicador de salud del bosque, por eso la importancia de conocerlos y conservarlos”.
Actualmente, la empresa Aluminio Vidrio y Aceros – SACVISTA apoya el sostenimiento del oso de anteojos,  en ejercicio de su responsabilidad social empresarial, en el marco del Programa Adopte del Zoológico de Barranquilla.
La especie
El oso de anteojos es una de las especies de mamíferos más importantes de Colombia, caracterizada por la singular marca con figura de anteojos que se forma en su rostro, por la que recibe su nombre común. Es una especie solitaria, de hábitos diurnos y nocturnos, terrestres y parcialmente arborícolas. Se encuentra en peligro, debido a la disminución de su hábitat, la caza para el comercio de su piel y el ataque por parte de comunidades humanas, que lo perciben como amenaza cuando invade sus cultivos en busca de alimento.
La Fundación
La Fundación Botánica y Zoológica de Barranquilla es una entidad sin ánimo de lucro que administra el Zoológico de Barranquilla desde 1993. Desarrolla su misión, liderando iniciativas de educación, recreación, investigación y conservación, con el fin de inspirar actitudes en la comunidad a favor de la biodiversidad del Caribe colombiano.

No hay comentarios

Dejar una respuesta