18 estanques piscícolas que funcionaban con luz robada en finca de Polonuevo

0
170

Cae otro “pez gordo”, a través del continuo e incesante plan de choque para erradicar el delito de Defraudación de fluidos por apropiación de energía, llamado comúnmente “Robo de energía”, adelantado por la empresa Air-e con el apoyo de la Policía Nacional, Policía Judicial y la Fiscalía General de la Nación en diferentes sectores de los departamentos de Atlántico, La Guajira y Magdalena.

En esta ocasión se realizó una diligencia de allanamiento y registro en la finca El Mapuro, en zona rural del municipio de Polonuevo, dedicada a actividades de piscicultura para la comercialización de pescado.

En desarrollo del allanamiento se pudo establecer la existencia de dos transformadores ilegales instalados sin autorización de la empresa Air-e, mediante los cuales se apropiaban de manera flagrante de la energía eléctrica en forma ilegal.

A través de los transformadores, eran alimentados los equipos eléctricos que se utilizaban para llenar y mantener en funcionamiento los dieciocho (18) estanques con peces y las motobombas con las que adelantaban actividades de riego en toda la finca.

“Es evidente la conducta penal y por ende la comisión del delito de Defraudación de fluidos, más conocido como robo de energía en este predio. Es muy lamentable la falta de conciencia de las personas que frecuentemente optan por desarrollar esta conducta, exponiéndose a penas de cárcel y a manchar sus antecedentes judiciales, lo no cual afecta la calidad del servicio de energía, representa un latente atentado contra la vida y la integridad de las personas que la realizan, de las personas que se benefician y de los usuarios que de manera leal están conectados a la red. De otra parte, este delito atenta contra la estabilidad financiera del prestador del servicio de energía y afecta económicamente a los usuarios”, dijo Ramiro Castilla Andrade, Gerente de Air-e en el Atlántico.

Captura

En el procedimiento operativo realizado en la finca, fue capturado Jesús Alfonso Vergara Mejía, quién en desarrollo de la diligencia de allanamiento fue la persona que se encontró identificó como administrador del sitio cuando se detectó de manera flagrante el ilícito que se estaba cometiendo.

Todos los hechos y material probatorio fueron documentados por los agentes de la Unidad Seccional de Investigación Judicial y Criminal (SIJIN) de la Policía Nacional de Colombia.

Luego de cumplir con los trámites procesales pertinentes, la Fiscalía General de la Nación con base en las evidencias físicas, informes y elementos materiales probatorios formuló escrito de acusación en contra de esta persona por el delito de Defraudación de fluidos por apropiación de la energía eléctrica, consagrado en el artículo 256 del Código Penal, el cual establece penas hasta por 6 años de prisión y multas hasta de 150 millones de pesos por (150 salarios mínimos legales mensuales vigentes).

La empresa Air-e, la Policía Nacional y la Fiscalía General de la Nación agradecen las informaciones y denuncias que diariamente se están recibiendo por los usuarios que responsablemente pagan el consumo del servicio de energía, los cuales han ayudado a actuar de manera contundente contra los delincuentes que, en perjuicio del resto de usuarios, siguen intentando cometer este delito.

A través de los operativos realizados diariamente se ha logrado disminuir las pérdidas de energía en la región en los últimos meses, pero todavía hace falta un buen trecho para desterrar completamente este flagelo y poder así seguir mejorando la calidad del servicio de energía, tal y como es el objetivo de la empresa Air-e.

Por esta razón el Gerente de Air-e en el Atlántico, Ramiro Castilla Andrade, señaló que la compañía no cesará ni un instante en esta labor de detección y judicialización de estos delitos, de tal manera que continuará ejecutando estos operativos en compañía de las autoridades en todo su mercado, incluyendo usuarios de estratos altos, comerciales, industriales, usuarios de otros comercializadores e incluso, y las áreas rurales más apartadas de los cascos urbanos.

“Vamos a seguir actuando en forma contundente contra el robo de energía y hacemos un llamado respetuoso a las autoridades, usuarios y agentes del mercado a unirnos para combatir y desaparecer esta conducta de la región, puesto que nos afecta a todos”, dijo.

El delito de Defraudación de fluidos por apropiación de energía en uno de los de mayor afectación en la región, puesto que por fuera de atentar contra la vida e integridad personal de los usuarios y afectar considerablemente la calidad del servicio, se genera un perjuicio económico de 2 mil millones diarios, 60 mil millones al mes y 720 mil millones al año, lo que indudablemente afecta la capacidad financiera de cualquier operador.

No hay comentarios

Dejar una respuesta