Adultos mayores transmiten sus saberes a los niños y niñas de Luruaco

0
87

Luruaco es el municipio piloto en la implementación de la estrategia intergeneracional de la que hace parte el voluntariado adulto mayor del Centro de Vida y los Centros de Desarrollo Infantil (CDI) de este municipio y el corregimiento de Santa Cruz.

Este plan hace parte del programa intergeneracional de la Gerencia de Capital Social de la Gobernación del Atlántico que inició en mayo pasado, en la que se vincula a personas mayores en el proceso de aprendizaje de los niños de cero a cinco años.

La lúdica, el canto, juegos tradicionales y el baile, son las iniciativas utilizadas durante los encuentros  de estos grupos.

“Nosotros ayudamos a los niños a rescatar los juegos tradicionales y artesanales. En mi época mis padres nos podían contar historias de hadas y hacer nuestro propios juegos, eso nos permitía compartir en familia. Hoy en día eso tan especial, se ha ido perdiendo, la tecnología ha cortado la comunicación entre las familias. Mi invitación es para que los padres y los niños se acojan a este programa y se interesen por aprender de las tradiciones”, mencionó el adulto mayor del Centro de Vida, Tomás Polo.

En el proceso de enseñanza participan los docentes y padres de familia de los CDI tanto de Luruaco como del corregimiento de Santa Cruz, con el propósito de intercambiar saberes en la crianza y el cuidado de los infantes.

 Para desarrollar esta labor, los adultos mayores reciben formación en primera infancia con el Sena, lo que permite cualificar la interacción y adquirir nuevas herramientas conceptuales, didácticas y pedagógicas para captar la atención en los niños.

El programa Adulto Mayor de la Gerencia de Capital Social, propuso al voluntariado hacer parte de la apuesta de intercambio de saberes entre las dos generaciones y que mejor que los Centros de Desarrollo infantil donde se forjan los nuevos ciudadanos.

«Una vez por semanas un grupo entre 15 a 24 personas mayores, visitan los dos CDI para compartir con los niños y niñas mediante la lúdica y juegos tradicionales como la peregrina, la carrucha y  vuelo de cometas», detalló el gerente de Capital Social de la Gobernación del Atlántico, Óscar Pantoja.

La estrategia  ha tenido  acogida entre los niños,  docentes y padres de familia, y para el mismo grupo de voluntariado porque se auto reconocen como transmisores de tradición, sabiduría y conocimientos.

Con las madres gestantes y lactantes, también se trabaja en la importancia  que representa el  canto maternal que sirve de fortalecimiento y de vínculo afectivo entre madre e hijo.

Es un gran aporte el que hacen los adultos mayores a los CDI de Luruaco y Santa Cruz porque con su sabiduría y experiencia, contribuyen en la formación de las nuevas generaciones.

En los CDI de Soledad y Manatí, también están incursionando en este nuevo proceso.

No hay comentarios

Dejar una respuesta