APROPIA el programa ambiental que desarrolla la CRA en conjunto con la Universidad Simón Bolívar

0
235
  • “Este programa marca un nuevo capítulo en la gestión de los recursos naturales del departamento, donde la CIENCIA, la TECNOLOGÍA y LAS COMUNIDADES son los principales protagonistas”

Las alertas ambientales han indicado que si no hacemos algo para combatir el impacto del cambio climático las consecuencias serán irreversibles y drásticas. En ese sentido, La Corporación Autónoma Regional del Atlántico C.R.A, con el apoyo técnico científico de la Universidad Simón Bolívar, se pusieron en la tarea de realizar acciones reales para combatir la problemática, ejecutando así el Programa Institucional “APROPIA”, para el fortalecimiento de la gestión e innovación ambiental sostenible de los recursos naturales del departamento del Atlántico.

El programa busca el desarrollo integral de estrategias, actividades, técnicas y herramientas adecuadas para la toma de decisiones sobre una gestión ambiental innovadora y sostenible de los recursos naturales del departamento del Atlántico. Como elemento transversal, estos proyectos consideran a su vez, el desarrollo de acciones de Apropiación Social del Conocimiento, que permitan generar una actitud de cambio y desarrollar valores ciudadanos frente al uso, conservación, recuperación y mejoramiento de los recursos de la naturaleza, con un sentido de compromiso generacional de manera participativa y concertada, que afiance a mediano y largo plazo el desarrollo sostenible.

APROPIA se desarrolla en tres líneas programáticas para la ejecución de sus proyectos; como lo son: Equipamiento Sostenible, Energías Renovables y Prevención, Control, Monitoreo del aire y suelo. Así mismo, priorizó el cumplimiento de acciones contempladas en el Plan de Acción 2020-2023 “Atlántico Sostenible y Resiliente”, en las que se destaca la realización de estudios técnicos que soportan la apuesta por la sostenibilidad energética a partir de la adopción de energías renovables; donde la fuerza del viento se une al aprovechamiento de los residuos agropecuarios y la biomasa de los cultivos en el mix de fuentes renovables que soportarían la transición energética del departamento.

Otra de las acciones importantes que tomó APROPIA, fue actualizar el mapa de ruido del municipio de Malambo, con miras a establecer acciones para la reducción del ruido generado por las principales fuentes identificadas y la consolidación de un inventario de gases de efecto invernadero en el corredor industrial de Galapa, para orientar el establecimiento de estrategias de carbono neutralidad, que permitan hacer frente a los desafíos del cambio climático.

Dentro de las iniciativas más significativas y de gran impacto se encuentran las “ECOESCUELAS”, estrategia de producción más limpia para fortalecer el desempeño y la ciencia ambiental en instituciones educativas públicas priorizadas del departamento, siendo las beneficiadas en esta primera etapa, la institución Juan V Padilla del municipio de Juan de Acosta y San Juan Bosco en Sabanagrande. Las escoescuelas, se convierte en un LABORATORIO VIVO para la validación de buenas prácticas ambientales, que integra procesos de transferencia de conocimiento y de tecnología, para la producción auto sostenible de peces y hortalizas y para el aprovechamiento de residuos orgánicos generados en las instituciones educativas.

Las ECOESCUELAS constan de una unidad productiva acuapónica con recirculación de agua y soporte de energía fotovoltaica, para la producción auto sostenible de 1 tonelada de peces y 2700 hortalizas anuales aproximadamente, que puedan ser integrados a la oferta nutricional de la institución educativa, promoviendo dentro de ésta, una cultura de seguridad alimentaria. Al mismo tiempo, promueve la economía circular a partir del aprovechamiento de los residuos orgánicos, para lo cual fueron instalados biodigestores, que generan biogás para suplir las demandas del comedor escolar y a su vez, producen biofertilizante líquido para utilizar en zonas verdes y en cultivos.

Estos espacios para el intercambio de conocimiento y experiencias significativas contemplan los siguientes resultados:

  • 2 Instituciones educativas públicas priorizadas de los municipios de Juan de Acosta y Sabanagrande.
  • La instalación y puesta en marcha de dos (2) sistemas acuapónicos con soporte de energía fotovoltaica de 2.7 KW/hr
  • Producción de 250 peces por ciclo, cada 5 meses para cada institución educativa
  • Producción de 600 hortalizas por ciclo, cada 45 días para cada institución educativa
  • Instalación y puesta en marcha de dos (2) biodigestores, que generan un 1 litro de biofertilizante y 1 hora de biogás por cada 5 kg de residuo orgánico ingresado.
  • Por último, se establece un convenio de producción más limpia suscrito entre diferentes actores de la academia, estado y sociedad civil organizada.

Para el desarrollo de la ECOESCUELA se usaron más de 1000 ECObloques para la infraestructura, producidos a partir de 100.000 botellas plásticas recicladas; se usaron aproximadamente 100 botellas de plástico recicladas (2 kg); más de 4.100 empaques de difícil aprovechamiento (20.5 kg), fueron usados para fabricar el ECOpunto; más de 20.000 empaques de difícil aprovechamiento (100 kg), fueron usados para fabricar la ECOmesa y se evitaron que más de 25.000 empaques de difícil aprovechamiento (125 kg ), fueran a parar a rellenos sanitarios, a nuestros ríos y mares.

En definitiva, en las ECOESCUELAS el aula es la naturaleza, los recursos naturales son los materiales didácticos y la sinergia entre actores de la academia, el estado, el sector productivo y las comunidades, les dan vida y dinamismo a acciones concretas de producción más limpia para proteger, conservar y recuperar el ambiente.

No hay comentarios

Dejar una respuesta