Cayeron nueve que traficaban cocaína desde los puertos de la región Caribe

0
64

En su compromiso por afectar las estructuras de narcotráfico, la Primera División del Ejército Nacional en una operación interinstitucional con la Fiscalía General de la Nación y el apoyo de agencias internacionales desarticularon una organización transnacional que buscaba inversionistas interesados en enviar cocaína a distintos países del mundo.

Se trata de la operación Costera en la que agentes del Gaula Militar Caribe y unidades del Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General de la Nación capturaron nueve personas que se dedicaban a traficar droga a varios países de América y Europa.

Para esto, los integrantes de la red narcotraficante exigían por adelantado a los inversionistas sumas de dinero que les permitieran asegurar los costos logísticos de la operación, y más adelante retornar las ganancias a quienes aportaron capital para la compra de la droga que la red conseguía.

El material probatorio recaudado demuestra cómo los implicados aseguraban el éxito de sus envíos con correos humanos o mediante la contaminación de buques o de containers que llevaban mercancía legal.

Con ese propósito, los presuntos traficantes adelantaban contactos con funcionarios de distintos niveles en los puertos del caribe, además de trabajadores de empresas exportadoras, o de compañías de vigilancia, e inclusive autoridades locales garantizando el ingreso y cargue de las sustancias ilícitas.

Además, la red usaba computadores y repuestos, entre otros objetos, para camuflar pequeñas cantidades de droga. Estos elementos eran enviados a manera de encomienda que era recibida por otros integrantes de la red para su posterior comercialización.

Otro de los posibles planes ofrecidos por la organización para garantizar sus acciones ilícitas, y que cuya veracidad buscan establecer las autoridades es si garantizaban la adquisición de aviones o pequeñas embarcaciones que eran cargadas en Colombia con estupefacientes y enviadas a países en Centro América.

Los centros de operaciones usados por la red narcotraficante estaban ubicados en Santa Marta, Barranquilla, Bolívar y Guajira, desde donde definían las rutas y planeaban la manera como harían los envíos a República Dominicana, Puerto Rico, Honduras, Nueva York (Estados Unidos) y a ciudades de Europa como Amsterdam.

Se logró establecer, mediante labores de seguimiento, al menos nueve eventos entre los años 2014 y 2019, en los que distintos integrantes de la red de narcotráfico suministraron diferentes cantidades de cocaína para su envío a otros países.

Entre los capturados figura el presunto jefe de la organización, un hombre de nacionalidad dominicana identificado como Héctor Antonio Villar Sierra y quien es conocido con los alias de Júnior, El Compa, Calvo o Rólex. Él, junto al colombiano Rafael Padilla Benedetti, lideraría el proceso de recepción del dinero producto del ilícito.

Otros de los capturados son: Argemiro Anaya, alias Flaco; José Prudencio Padilla, alias Pencho; Alexis Caraballo; Washington Grueso; Frankly Medina; Ronald Redondo y Harry De La Hoz.

Los implicados fueron presentados para su judicialización ante un juez de Santa Marta. Las capturas fueron legalizadas en las últimas horas y deberán responder por el delito concierto para delinquir y tráfico ilegal de estupefacientes.

No hay comentarios

Dejar una respuesta