Conviene seguirle teniendo miedo

0
266

Por: Ulahy Beltrán López[1]

En días recientes Juan Daniel Oviedo, Director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), informó los resultados de la encuesta “Pulso Social” correspondiente al mes de septiembre del presente año. De acuerdo con el informe dado a conocer por Oviedo, para la mayoría de los colombianos dejó de ser un motivo de real preocupación la posibilidad de contagiarse con el coronavirus que tiene al mundo en pandemia desde hace casi ya dos años y con cerca de 5 millones de muertos reportados en todos los continentes, pudiendo ser todavía mayor ese número de fallecidos al incluirse los que no se les registró Covid como causa de muerte.

Según el Director del DANE, al momento de atender la encuesta una de cada cinco personas en Colombia manifestó “una muy alta inquietud” frente a la posibilidad de infectarse con el virus, lo que indica que el 80% de la población colombiana ya se encuentra relajada frente a un eventual contagio con el SARS-CoV-2, como quien dice, “le perdió el miedo” al virus y también a la enfermedad.

De la misma manera, el mismo reporte indica que aún existe un porcentaje de colombianos que no tiene la intención de vacunarse contra el coronavirus. Entre otras razones, el 51,4% manifiesta que no cree en la seguridad de la vacuna por los efectos colaterales que puede producir y el 21,2% no cree en la efectividad del biológico. Y aunque en este informe del DANE se muestra que la mayoría (9 de cada 10 colombianos) estaría dispuesto a ponerse una tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus, también resulta evidente del análisis que hay un porcentaje de colombianos que manifiesta no estar dispuesto a aplicársela.

Mientras se conocían los resultados de lo que piensan los colombianos frente a algunas variables relacionadas con la pandemia, el Ministerio de Salud y Protección Social expidió la Resolución 1687 de 2021 que modificó la Resolución 777 de este año, permitiendo ahora que algunas ciudades puedan llegar a aforos autorizados del 100% en eventos o lugares masivos, públicos o privados. 

Simultáneamente, desde el punto de vista epidemiológico se informa por las autoridades nacionales de salud que sigue firme la marcha galopante de la variante delta del coronavirus por todo el país, siendo especialmente preocupante el progreso hacia el predominio de esta variante en algunas ciudades que son precisamente las que en estos momentos presentan un Indice de Resiliencia Epidemiológico más alto, lo que indicaría que dichas ciudades estarían más cerca de la plena reactivación y además con aforos autorizados al 100% en los diferentes eventos de asistencia masiva.

No puede dejarse de lado que esta variante delta tiene una capacidad de transmitirse de manera más rápida que las variantes inicialmente detectadas de este virus en Colombia y por tanto la capacidad de propagarse por todo el territorio nacional es mayor a la que se venía observando con las otras variantes. El estudio probabilístico elaborado al respecto por el Instituto Nacional de Salud (INS) con corte al 15 de septiembre de este año y que fue informado por dicha agencia estatal, confirma el avance de la variante delta en el país con un pronosticado predominio de esta variante en el mes de noviembre de 2021. 

A mediados del mes de octubre de este año, en un Puesto de Mando Unificado (PMU) en el que se revisó la situación epidemiológica en el país por Covid, el Ministerio de Salud y Protección Social advirtió de un “ligero” incremento en el número de muertes por esta enfermedad en la población de mayores de 70 años y se ha notado a lo largo de este mismo mes que el avance del Plan Nacional de Vacunación (PNV) en Colombia ha mermado en ritmo y por tanto el nivel de crecimiento de la cobertura por esta vacunación va a una velocidad mucho menor a la esperada e inicialmente anunciada como ideal.

Genera especial preocupación también que los fallecimientos por Covid en las gestantes en Colombia se haya constituido en la primera causa de mortalidad de esta cohorte de riesgo, evidenciándose de acuerdo con las cifras oficiales la muerte de 416 gestantes, de las cuales 136 fallecieron por Covid en el 2021, con un total de 190 muertes de gestantes desde que se inició la pandemia. Lo más triste es que de las 497 mil madres gestantes que en este momento están identificadas en el país, solamente 137.645 se han vacunado con la primera dosis y 73.868 han recibido la segunda dosis, según lo reportado la última semana de octubre de este año por parte del Ministerio de Salud.

Y aunque el número de casos activos por Covid en el país muestra una tendencia sostenida al descenso en las últimas semanas, también es cierto que cada semana resultan nuevos casos y nuevos fallecidos por esta causa. Hay un grupo de personas a quienes se les diagnosticó la enfermedad y hoy aparecen como “recuperados”, tal vez porque resultan negativos a la presencia activa del virus con las pruebas diagnósticas. Sin embargo, ya se sabe que un porcentaje importante de estos “recuperados”, están padeciendo la recientemente denominada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) “afección post Covid”. En Colombia en estos momentos estas personas “sin Covid pero con post Covid”, están demandando  y seguirán requiriendo por mucho tiempo de manera importante atención médica integral especializada, lo que implica afectación de la productividad económica del país, además del impacto financiero en el sistema de salud.

Un día antes de finalizar el presente mes de octubre, Colombia superó los 5 millones de casos diagnosticados con Covid en 19 meses de pandemia y el número total de fallecidos es de más de 127 mil por esta causa.  Así las cosas, ante lo que viene ocurriendo en algunas ciudades colombianas, (el número de casos nuevos detectados y de fallecidos por Covid, la presencia de la variante delta y la alta interacción social), el Ministerio de Salud y Protección Social definió y anunció en esta última semana a San Andrés, Santa Marta, Barranquilla, Malambo, Cúcuta, Medellín y Rionegro como “ciudades en observación” generando el alerta correspondiente.

Cuando entonces se colocan sobre la mesa y se combinan esta larga lista de factores como que en estos momentos a la gran mayoría de los colombianos no les preocupa contagiarse con el coronavirus, que en muchos habitantes de este país sigue vigente la resistencia a vacunarse con los esquemas definidos por el Ministerio de Salud contra el SARS-CoV-2 generador del Covid, que ante la necesidad de requerirse una tercera dosis de la vacuna contra este virus existe un porcentaje de colombianos que no está dispuesto a aplicársela, que el Gobierno Nacional generó la posibilidad para que en los próximos días en algunas ciudades se puedan autorizar aforos del 100% en eventos o lugares de asistencia masiva, que el rápido avance de la variante delta sigue por todo el país y que justamente su presencia es muy importante en aquellas ciudades donde la reactivación económica está más avanzada, que ya se documentó un “ligero” aumento en los fallecidos por esta causa en los mayores de 70 años de edad, que en las últimas semanas el ritmo de la vacunación en Colombia ha mermado y la cobertura progresiva del PNV está muy por debajo de lo deseado y de lo planeado para los diferentes grupos etários,  que se siguen muriendo gestantes en el país por esta enfermedad, que muchos de los que padecieron de Covid siguen matriculados con la afección post Covid, que en siete ciudades del país hoy exista un estado “de alerta” por el comportamiento del Covid en la última semana, se tiene entonces una mezcla peligrosamente explosiva.

Lo mínimo que debería motivar esa mezcla de circunstancias y factores es continuar estando muy alertas frente al Covid, seguir atentos a cumplir con las medidas de bioseguridad, lograr completar los esquemas de vacunación que en este momento para algunos están iniciados pero sin culminar, empezar cuanto antes con la aplicación de por lo menos la primera dosis en aquellas personas que siguen aún sin siquiera estar protegidos con la primera dosis de esta inmunización, obviamente si se puede tener acceso para esos casos a la vacuna de dosis única es mucho mejor para todos, tanto para el que se vacuna como para los que están en su entorno.

La pandemia sigue y el virus no se ha ido, se está moviendo por toda Colombia, sigue matando y mutando, por eso no se puede llegar al peligroso estado de relajamiento que pudiera llevar al país a volver a vivir las circunstancias que hasta hace muy pocos meses produjeron tantos fallecidos, tristeza, pobreza y calamidad. En ese orden de ideas, resulta más conveniente seguirle teniendo miedo al coronavirus y su contagio, no sentir que ya fue vencido pues no lo está, antes por el contrario sigue muy activo tratando de cobrar nuevas víctimas y si las personas lo retan, lo desafían con su comportamiento relajado y lo buscan, lo van a encontrar con plena seguridad.  

Conviene seguirle teniendo miedo…

[1] Es: Médico Cirujano, Especialista en Gerencia de Servicios de Salud y Especialista en Seguridad Social Latinoamericana. Ha sido: Vicepresidente de la Junta Directiva Nacional de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACHC), Consejero Nacional, Departamental (Atlántico) y Distrital (Barranquilla), de Seguridad Social en Salud, miembro de juntas directivas de IPS privadas y de empresas sociales del estado, asesor en salud de la Contraloría General de la República, gerente del Hospital Universitario CARI ESE. Actualmente: docente universitario, columnista en medios impresos y virtuales, consultor y asesor en servicios en salud, editor de NOTAS DE ACTUALIDAD EN EL SECTOR SALUD. Todas las columnas del autor encuéntrelas en https://ulahybeltranlopez.blogspot.com o solicítelas al contacto: [email protected]

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta