De carromuleros a emprendedores: conductores de vehículos de tracción animal consolidan sus nuevos negocios

0
163
  • Equinos se jubilan: después de las jornadas de bienestar animal, los caballos que eran usados en este oficio fueron dados en adopción y tendrán una vida plena.

Nostálgico por despedirse de su burro Jhonatan Stiven, pero a la vez lleno de esperanza, Harold Mercado cuenta que anhelaba dejar atrás sus días como carromulero vendiendo frutas para emprender su propio negocio: una tienda que llevará el nombre La Bendición de Dios.

“Mi familia ha tomado esta decisión de manera positiva, porque les doy un mejor ejemplo a mis hijos. Uno toma ejemplo de sus padres, y si mis hijos me ven con una mejor calidad de vida, en un mejor trabajo, ya es una idea que se les siembra a ellos. Además, la vida de mi burrito va a ser mejor que la que tiene conmigo”, expresó Mercado.

Harold hace parte de los primeros conductores de vehículos de tracción animal acogidos al programa de sustitución que promueve el Distrito. Hoy, con la entrega de insumos para iniciar sus nuevos negocios, dejaron de lado este oficio para convertirse oficialmente en emprendedores.

Luego de pasar por un proceso de formación y asesorías en plan de negocios, lideradas por la Secretaría de Desarrollo Económico, a través de su Centro de Oportunidades, y con la operación de la Fundación Santo Domingo, las 30 familias se dieron cita en la primera jornada de sustitución.

Llenos de agradecimiento, se despidieron de sus compañeros de cuatro patas que, durante años, llevaron el sustento diario a sus hogares. Los equinos, que previamente fueron atendidos por el equipo de bienestar animal, fueron dados en adopción a sus nuevos tenedores, quienes se comprometieron a garantizarles una mejor calidad de vida.

El alcalde Jaime Pumarejo Heins lideró esta primera jornada de sustitución efectiva, las cuales seguirán hasta completar un grupo de 100 beneficiarios a cierre de este 2021.

El mandatario explicó que se está adoptando una solución social para erradicar los vehículos de tracción animal, entendiendo que detrás de cada carromula hay una familia que ha vivido de eso por muchos años.

“No podemos simplemente prohibirlos, por eso nos unimos con la Fundación Santo Domingo para que en los próximos 3 años podamos acompañar a estas familias y dotarlas de una microempresa que ellos decidan, capacitarlos y acompañarlos para que de esa manera no perjudiquemos a la familia y podamos entregar esa mula, caballo, burro o yegua en adopción”, dijo el mandatario.

El alcalde Pumarejo enfatizó que esta es una solución integral que toma tiempo, esfuerzo, pero que brinda garantía de que no se va a perjudicar, sino a fortalecer toda la capacidad institucional a las familias que están detrás de este proyecto y a los animales.

“Vamos a hacer más de 600 sustituciones y antes de que finalice 2023 no tendremos más vehículos de tracción animal circulando por las calles de Barranquilla. Nos estamos tomando el tiempo para hacerlo bien y reconocer y acompañar a estas familias en toda nuestra gestión, no solo con la microempresas, sino también con inclusión social, becas para los jóvenes, acompañamiento para incluirlos en programas, es decir, toda la oferta institucional de la Alcaldía  de Barranquilla está volcada a acompañar a estas familias a hacer el tránsito a una mejor vida”, dijo el alcalde.

Desde el día uno hasta las primeras sustituciones 

Aunque el momento cúspide del programa es la entrega de los semovientes, estas sustituciones solo constituyen el resultado de un proceso de preparación que ha contemplado atención psicosocial, formación para el desarrollo de habilidades emprendedoras, educación financiera y asesoría individual.

Desde el lanzamiento de esta nueva fase, en el pasado mes de octubre, los conductores han recibido visitas en casa para la caracterización del núcleo familiar, capacitaciones y formación para el desarrollo de habilidades emprendedoras, además de asesorías para la ideación y puesta en marcha de un plan de negocios por $5 millones para cada beneficiario.

Y así como han venido preparándose para sus nuevos oficios, los beneficiarios también han recibido acompañamiento para afrontar el proceso de separación de sus equinos.

Adicionalmente, el Distrito ratifica que posterior a la entrega de estos negocios, se les seguirá brindando acompañamiento con el fin de garantizar su sostenibilidad.

Bienestar animal y adopción 

La Alcaldía de Barranquilla, además de brindar atención prioritaria a las familias y su desarrollo durante este plan, también ha velado por el bienestar de los equinos.

Con jornadas semanales de sensibilización y socialización, que han contado con el acompañamiento de un equipo de expertos y fundaciones animalistas, se les ha brindado atención integral a los animales para que se encuentren en mejores condiciones al momento de iniciar su nueva vida.

En ese sentido, a los equinos se les realizó una evaluación clínica para verificar su estado, incluyendo la toma de muestras de sangre, chequeo de la piel y análisis del peso. Asimismo, se les renovó o implementó, según fuera el caso, un microchip de identificación.

De manera paralela, la Secretaría de Tránsito y Seguridad Vial ha venido adelantando operativos y jornadas de educación vial en vías principales de la ciudad, con el fin de difundir mensajes de concientización sobre el maltrato animal y las líneas de denuncias.

Balance

Desde el censo realizado en el 2012, que registró 919 conductores de Vehículos de Tracción Animal en la ciudad (sin incluir área metropolitana), se han llevado a cabo 338 sustituciones efectivas. La meta de esta administración es completar las sustituciones pendientes, que son aproximadamente 578.

En total, serán 100 conductores sustituidos en 2021, y la meta de esta Administración es completar este mismo proceso con todos los registrados en el censo distrital, para así decretar la prohibición total para que rija a partir del 2024.

La meta es mejorar la calidad vida de más de 5.000 personas que viven alrededor de la actividad, impactando de manera positiva al conductor y a su familia, al bienestar animal y salud pública, a la comunidad, cultura ciudadana, medioambiente y movilidad, posicionando a Barranquilla como la primera biodiverciudad del país.

No hay comentarios

Dejar una respuesta