EN VIDEO: Luis Arrieta, el muerto que nadie lloró en Barranquilla

0
1109

por cerca de 10 horas, estuvo el cadáver de Luis Arrieta, una persona en situación de indigencia, esperando para ser llevado a Medicina Legal.

La hora del deceso, no se puede precisar, algunos de los vecinos afirman que fue entre el mediodía y las dos de la tarde, lo cierto es que murió en una silla blanca que alguna buena persona le pasó para que descansara.

El nombre, tampoco se puede precisar con exactitud, algunos asegurannque era Luis Arrieta, otros que se llamaba solamente Luis y otros lo conocían como Lucho, un indigente que frecuentaba la zona de la Ciudadela 20 de Julio en Barranquilla.

La edad oscila entre los 70 y 90 años y de acuerdo con las personas que pasaban por el sitio, tenía un fuerte dolor abdominal, tos repetitiva y fiebre, signos claros de contagio de COVID-19, muy seguramente por eso, nadie lo auxilió.

La vida de Luis no fue fácil, por circunstancias desconocidas, hizo de la calle su casa y fue ahí donde murió, en su casa… paradójicamente murió sentado, esperando ayuda de alguien, ayuda que no llegó, ni siquiera después de muerto.

«Es muy triste que uno muera así en la calle, sin familia; pero más triste es que después de muerto tenga que esperar tanto para que lo recojan a uno», comentó Javier Hernández, un vendedor de dulces con el que Luis hablaba regularmente.

Cuando el reloj marcaba las 11:55 un carro de una funeraria llegó hasta el sitio a realizar las diligencias de rigor para su entierro.

El cuerpo yacía frío, con una sábana que alguien por lástima y para evitar que curiosos miraran la dantesca escena le puso encima.

La diligencia se hizo en presencia de dos o tres curiosos que comentaban a lo lejos, por temor a infectarse.

Hace pocos días la gente compartía un video en el que se veían cadáveres en las calles de Ecuador, esta realidad no dista de lo que le sucedió a Luis, murió solo, en la calle y su cuerpo duró por cerca de 10 horas en la calle, y muy seguramente será enterrado o cremado sin que nadie lo llore.

No hay comentarios

Dejar una respuesta