«Inconsolable», una obra que invita a reflexionar sobre nuestra mortalidad

0
177

El teatro es protagonista en la Cátedra Europa 2020 de Uninorte, con la obra Inconsolable del escritor español Javier Gomá. Este 22 de octubre a las 4:30 p.m. se presenta, a través de la plataforma YouTube, este monólogo dramático de un individuo que se muestra ante el público simplemente como un que hijo vive los primeros cuarenta días de duelo tras la muerte de su padre.

Gomá estuvo a punto de estrenar la obra en Colombia hace un tiempo, pero debido a contratiempos administrativos no había sido posible. Así que en una reunión que sostuvo con el rector Adolfo Meisel, este lo invitó para que lo hiciera durante la Cátedra Europa. La presentación es posible gracias a una alianza con la Fundación Teatro Libre de Bogotá, quienes adaptaron las vivencias españolas de la obra a un contexto más colombiano.

La narración tiene una transición que surge a través de la evocación del padre. El protagonista llega a la realización de que también él dejará una imagen de su vida a quienes le sobrevivan y aún está tiempo —a diferencia de su padre— de completarla, de añadir formas, líneas, dibujos y colores al cuadro que legará. “De ahí el consejo final: una invitación a dejar una imagen digna y bella”, anotó Gomá.

Inconsolable cuenta con Ernesto Caballero como director artístico, Paco Azorín en la escenografía y el actor Fernando Cayo en el papel de hijo. Una de las características que definen el estilo del escritor español en su obra es un concepto que acuñó como Filosofía en Escena.

“Ese concepto surgió a partir de mis reflexiones sobre el dominio actual de la cultura literaria, la escrita, sobre todo desde el Romanticismo, y la necesidad de recuperar los recursos de la literatura oral. Consiste en usar la escena teatral como instrumento para alcanzar una filosofía entera y radicalmente mundana, porque en escena no puede uno enredarse en cuestiones eruditas o librescas”, dice el autor.

Inconsolable trata, entre otros temas, de la muerte. Desde su punto de vista, la sociedad actual no esconde la muerte, pues como hecho biológico está presente en todas partes: televisión, películas, videojuegos, etcétera. Sin embargo, lo que está oculto es la mortalidad, la reflexión ética sobre ese hecho biológico, la conciencia moral de nuestra condición mortal.

La pandemia ha difundido la muerte en todo el mundo y la ha acercado aún más a nuestro diario vivir y en ese sentido es una buena ocasión para meditar sobre nuestra mortalidad. “Del hecho de que somos mortales brotan todos los bienes y valores que hacen la vida digna de ser vivida: la ternura, el amor, la solidaridad, la compasión, el Estado, el derecho, la ciencia, la filosofía”, señaló.

El escritor afirmó que Inconsolable es una mezcla entre dos géneros clásicos, una oración fúnebre y una consolación. Es una intensa meditación sobre la mortalidad en la que, en medio de la desesperación máxima, el autor trata de hallar argumentos para seguir viviendo y renovar las fuentes del entusiasmo.

Sobre el formato virtual, el autor manifestó que la esencia del teatro consiste en las tres dimensiones de la vida, mientras que la pantalla solo nos ofrece dos. Agregó que en Internet no se aplaude, porque solo aplaude un público reunido en un sitio para celebrar la representación de la vida que tiene lugar dentro de él.

No obstante, la tecnología ha permitido un milagro largamente añorado: superar los límites del espacio tiempo. “Internet nos ha permitido trascender el aquí y el ahora. Nada sustituirá el teatro ni el cine. Pero, mientras no nos dejen, bienvenido sea Internet, que supera algunas de las malas consecuencias de esta horrible pandemia”, cerró Gomá.

No hay comentarios

Dejar una respuesta