Manuela, la inocencia detrás de una pistola

0
76

La fecha del sábado 17 de noviembre nunca se le olvidará a la familia Ortega Ordoñez. Manuela Ortega, la mayor de las dos hijas de Johana y Reinaldo, por primera vez participó en un evento de Tiro para-deportivo. Lo curioso es que fue en uno de talla internacional. Manuela hizo parte de la competencia de pistola aire 10 metros, donde tuvo la oportunidad de hacer parte de la final.

La vida no recibió a Manuela de la mejor manera, ella y su familia tuvieron que luchar contra la corriente para seguir en este mundo.

“Desde que Manuela estaba en el útero los ginecólogos nos decían que debiamos suspender el embarazo. Sin embargo, con mi esposo nunca dudamos en darle la vida a nuestra hija”, asegura feliz Johana, madre de Manuela, quien ahora está más que orgullosa y segura que la mejor decisión que tomó fue traer a Manuela al mundo.

Manuela Ortega tuvo el primer gran reto de su vida, una vez nació. Llegó a este mundo con problemas de corazón, por lo que apenas con dos meses de vida tuvo que resistir su primera operación a corazón abierto y la segunda 4 meses después.

Durante el tiempo que estuvo en la Clinica Valle del Lili se le presentó el desprendimiento de un trombo que llegó hasta su tobillo derecho. Es por ese motivo que tuvo que ser sometida a una amputación tipo SYME con desarticulación de tobillo derecho.

Después de conocer su historia, queda claro que el temblor producido por los nervios en su primera competencia internacional no son más que un paso más que debe dar en su vida.

“Quiero lograr cosas grandes en este deporte”, dice Manuela en medio de una combinación de nervios y alegria. Y es que Manuela se enfrentó este fin de semana a un arma de 760 gramos con la que seguramente seguirá logrando grandes triunfos.

“Mi inspiración fue Bernardo Tobar. Lo vi competir en esta misma pista”, dice feliz Manuela, quien sin duda encontró en ese gran referente del deporte del Valle y la disciplina del tiro, un ejemplo para seguir trabajando fuerte.

Manuela ya le apunto a que quiere en la vida. El tiro para-deportivo se ha convertido en un amigo inseparable y espera recorrer el mundo ganando muchas competencias.

Ella es un ejemplo de que la edad no importa para lograr los sueños y que cuando se lucha no hay rival.

No hay comentarios

Dejar una respuesta