¡Mi querido café! el grano de la paz para los campesinos del Catatumbo

0
151
  • El especial multimedia de Radio Nacional de Colombia ODS: Comunidades que transforman, presenta un nuevo capítulo que está enfocado en la lucha de los campesinos por mejorar su economía y suplir sus necesidades básicas tras años de afectaciones por el conflicto armado. Este proyecto audiovisual y convergente de RTVC Sistema de Medios Públicos, está disponible en www.radionacional.co/especiales/ods-comunidades-que-transforman.

El número uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecido por Naciones Unidas para 2030, es poner fin a la pobreza en todas sus formas y en todo el mundo, por medio de soluciones que generen acciones para cerrar las brechas económicas, sociales y medioambientales.

Colombia, que hace parte de los 193 países que acordaron mejorar las condiciones de vida para los ciudadanos del planeta, enfrenta un reto mayúsculo en este aspecto, porque, a corte de 2021, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) registró en el país 21 millones de habitantes pobres, es decir, personas que subsisten con menos de 331.688 pesos mensuales.

La meta que se trazó el Estado a nivel nacional es sacar, entre el 2018 y el 2022, a 2,9 millones de personas de la pobreza monetaria (hogares con ingresos inferiores al costo de una canasta total de bienes y servicios mínimos esenciales) y 1,5 millones de personas de la pobreza extrema monetaria (situación en que no se dispone de los recursos que permitan satisfacer al menos las necesidades básicas de alimentación). No obstante, en el caso de la pobreza monetaria extrema, de las 23 ciudades principales del país, seis reportaron un índice mayor al del promedio nacional (12,2%).

Las ciudades con mayor incidencia de pobreza extrema fueron: Quibdó (30,4%), Riohacha (27,5%), Santa Marta (18,5%), Popayán (14,3%). Cúcuta (14,2%) y Valledupar (13,8%).

Los registros del Dane señalan que en el caso de Norte de Santander se presentan grandes brechas en materia de oportunidades en el campo y en la ciudad. En el departamento, 4 de cada 10 personas son pobres. Y en particular, la región del Catatumbo enfrenta un nivel de pobreza del 70%, siendo los municipios de El Tarra y Hacarí los más afectados con el 90% de habitantes pobres, según la Fundación Progresar.

Bajo este difícil panorama, y enfrentando los estragos de la pandemia del Covid-19 y los desafíos del posconflicto, Radio Nacional de Colombia expone la lucha que llevan a diario las familias del corregimiento de Otaré, situado en la región Norte de Santander, las cuales han sido afectadas por el despojo de tierras y el desplazamiento, pero quienes decidieron hacerle frente a la pobreza potenciando proyectos productivos y de asistencia humanitaria, teniendo el café como base.

En el capítulo: ¡Mi querido café! El grano de la paz para los campesinos del Catatumbo, del especial multimedia ODS: Comunidades que transforman, se conocen historias de resiliencia y esfuerzo de colombianos que, día a día, son ejemplo de lo que se necesita para poder superar retos como el hambre, la pobreza o la desigualdad de género. En esta nueva entrega, erradicar la pobreza es el eje central, y es que poder superarla no es sencillo, en especial en zonas donde la violencia ha generado un impacto directo en la población rural, como es el caso de la región del Catatumbo que ha visto debilitada su economía.

Para Mario Zambrano, director del programa Cúcuta cómo vamos, superar la pobreza es complejo debido al aumento de la misma; asegura que se debe en parte a que: “El conflicto armado ha obligado a muchos ciudadanos a salir del territorio en busca de protección”.
No obstante, Leandro Ugarte, director de la Unidad de Restitución de Tierras de Norte de Santander, destaca que desde la entidad se ha tenido una inversión de 1.990 billones de pesos, y explica: “Esto ha servido para generar productividad en ganadería, café, frutales, piscicultura, cacao y aguacate. Este factor reparador se ha convertido en un capital semilla para los beneficiarios de la restitución, lo que ha permitido mejorar la calidad de vida de las familias, generando mayores posibilidades de mercadeo y comercialización de sus productos, evitando la tercerización en las ventas y convirtiéndose en empresarios del campo, así apuntan a superar factores de pobreza”.
Es por eso que los campesinos, a quienes les fueron restituidas sus tierras después de los acuerdos de paz, están dispuestos a seguir trabajando con la convicción de salir adelante colectivamente, insistiendo en la urgencia de que se mantenga el apoyo estatal.
Luz María Peñaranda es caficultora, y en ¡Mi querido café! El grano de la paz para los campesinos del Catatumbo, aparece con sus cabellos blancos y sus manos callosas tras años de trabajo, contando que actualmente celebra la emoción que le da levantarse a diario, ya no para resistir en medio del conflicto, sino para revisar los cultivos de café, que como productora le permiten liderar su propio emprendimiento. “El café me sacó de la pobreza, por eso lo quiero mucho”, explica con una sonrisa en su rostro. Vale la pena apreciar la historia de esta colombiana que se dedica a trabajar la tierra, para sacar de ella un excelente producto que llega a las casas del resto de sus compatriotas.
Por su parte, Luis Noel López, productor agrícola, considera que campesinos como él necesitan de un sólido apoyo gubernamental para poder avanzar y, en especial, para evitar retroceder. “Si no tenemos ayudas gubernamentales, no podemos. Por ejemplo, si vamos a sembrar un cultivo tradicional, como fríjol o maíz, se necesitan químicos y venenos, y no vamos a tener los recursos necesarios para poder hacer el cultivo. Y no hay que olvidar que el campo es lo primordial”, puntualizó.
Superar la pobreza, es generar opciones de vida en igualdad de oportunidades, y para los campesinos apostarle a la producción agrícola, fue la forma de vencerla y garantizar un mejor futuro para sus familias, con trabajo constante y la esperanza de un campo más productivo. Experiencias y ejemplos de vida que se comparten con los demás ciudadanos a través de los contenidos informativos y educativos del Sistema de Medios Públicos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta