“No vamos a descansar hasta que los barranquilleros puedan caminar tranquilos y se sientan más seguros”: Pumarejo

0
235
  • Se realizó segunda demolición de punto de expendio de estupefacientes, esta vez en el barrio San José. 

Manteniendo su compromiso de combatir el delito y reforzar las acciones para asegurar la tranquilidad ciudadana, la Alcaldía Distrital y la Policía Metropolitana de Barranquilla continúan con el plan para erradicar puntos de venta y consumo de estupefacientes.

El alcalde Jaime Pumarejo Heins asistió a la demolición de un inmueble en el barrio San José, sector de la calle 45 Murillo con la carrera 19, que se había convertido en un foco de delincuencia y de riesgo para la salud pública.

“El microtráfico y el narcotráfico son delitos que amenazan a nuestra juventud y que, al mismo tiempo, se vuelven el detonante de otro tipo de delitos, porque de ahí vienen la guerra por el control de las zonas, la intimidación y la extorsión, por ahí viene la filtración de otro tipo de delitos que amenazan nuestra seguridad, que amenazan llevarse a nuestros jóvenes y a nuestros seres queridos, es por eso que la lucha contra el narcotráfico y el microtráfico no puede detenerse, porque no queremos perder a nuestros seres queridos y no queremos perder nuestra tranquilidad”, dijo el alcalde Pumarejo.

El mandatario distrital también resaltó el fortalecimiento de la Estrategia Drónica, que desde el aire vigila de manera sigilosa para asegurar la tranquilidad de los ciudadanos, facilitando capturas y judicialización, lo mismo que el trabajo articulado del Distrito, a través de la Oficina de Seguridad y Convivencia, con la Policía Metropolitana “garantizando una ciudad que cada día camina más tranquila”, como muestran los indicadores. “Hoy hay menos delitos, hoy hay menos hurtos, menos homicidios que el año pasado, pero hoy todavía hay barranquilleros que caminan por la calle sintiéndose inseguros, hoy todavía hay ollas de venta de droga y no vamos a descansar hasta que los barranquilleros puedan caminar tranquilos y puedan sentirse más seguros”.

Por su parte, el comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, brigadier general Diego Rosero, afirmó que en el desarrollo del Plan 100 en la ciudad se conseguirán resultados nunca antes vistos para la seguridad.

Este tipo de acciones estratégicas impactan positivamente en la comunidad vecina de estos puntos donde se expendían estupefacientes, se generan nuevos espacios para el encuentro comunitario y disminuye la ocurrencia de delitos asociados con el microtáfico.

En este mismo propósito, se impulsan actividades de la mano de organizaciones comunitarias en las diferentes localidades de la ciudad. «Hemos creado encuentros comunitarios, frentes de seguridad con los cuales abrimos espacios para que la ciudadanía nos comparta sus necesidades en temas de seguridad y logremos un intercambio de ideas que nos permitan ejecutar iniciativas para la creación de entornos seguros. Seguiremos creando alternativas para fortalecer la comunicación entre autoridades y vecinos, como alarmas comunitarias, botones de pánico, con lo cual podremos prevenir efectivamente la ocurrencia de delitos en la ciudad», explicó el jefe de la Oficina para la Seguridad y Convivencia Ciudadana, Nelson Patrón.

Esta es la segunda demolición que se realiza en el marco del Plan 100, la primera se llevó a cabo el pasado 16 de febrero en un sector del barrio La Esmeralda, en la localidad Suroccidente, con la participación del Ministerio de Defensa y la Dirección de la Policía Nacional.

El Plan 100 contra el microtráfico tiene entre sus objetivos:

  • Identificar y erradicar expendios móviles y fijos (mediante diligencias de allanamiento y registro).
  • Afectar y desarticular estructuras criminales dedicadas al microtráfico, a través de operaciones e investigaciones rápidas.
  • Reducir el tráfico local y la comercialización de estupefacientes que se realiza en menores cantidades.

Con los bienes identificados y destinados para el tráfico de estupefacientes se surgirán trámites de forma ágil para el decomiso, extinción del derecho de dominio o, en su defecto, la demolición por uso indebido.

La erradicación y los resultados de esta lucha contra el microtráfico se deben presentar dentro de 100 días, comprendidos desde su lanzamiento a nivel nacional.

No hay comentarios

Dejar una respuesta