“Nueva realidad”: factores que pueden indicar problemas de ansiedad y miedo en niños y adolescentes

0
168

Con la reapertura de las diferentes actividades públicas en el país, los jardines, colegios y universidades han retomado actividades presenciales, acatando todas las recomendaciones del Ministerio de Salud y Educación, para prevenir contagios por COVID 19.

Dentro de esta “nueva realidad”, los menores de edad que superaron cerca de cinco meses en asilamiento obligatorio también han podido volver a actividades cotidianas, como los parques, centros comerciales, cines y en general de cielo abierto, obviamente con el cumplimiento de acciones preventivas y obligatorias, como el uso de tapabocas, aislamiento, desinfección, entre otras.

Precisamente, a través de la alianza que tiene a NUEVA EPS con la Universidad de Antioquia para el seguimiento de pacientes COVID 19, consultamos con el Dr. Juan David Palacio, médico psiquiatra, subespecialista en psiquiatría infantil de la Facultad de Medicina, para tener herramientas que ayuden al acompañamiento y reactivación de los menores de edad.

¿Qué repercusiones, tanto físicas como mentales, puede causar el miedo y/o la ansiedad en los niños? 

Las manifestaciones de la ansiedad de los niños se pueden evidenciar con gastritis, dolores de cabeza, problemas musculares y dificultades para respirar. A nivel mental, estar expuesto a una ansiedad crónica puede generar cuadros depresivos y al consumo de sustancia psicoactivas. Además, en periodos cruciales de desarrollo causaría dificultades en la estructuración de la personalidad, las interacciones sociales y finalmente, podríamos decir que puede afectar el rendimiento académico, la atención y concentración. 

¿Cómo ayudar que los comportamientos de los niños continúen de manera ‘normal’ en la pandemia?  

Es fundamental que los niños tengan rutinas, un orden del día, con horarios establecidos, en los cuales se incluyan momentos de descanso, espacios para compartir en familia. También es muy importante tener los mismos horarios para despertarse y para acostarse. De igual manera, debe presentarse una disciplina en ciertas actividades que puedan hacerse bien sea de manera individual o en familia y que incluyan ejercicio físico. 

¿Los padres y familia cómo pueden ayudar a los niños en la adaptación de nuevas dinámicas en la pandemia y reactivación social? 

Los padres deben reforzar mucho todos los mensajes que se están dando a nivel social y también desde los planteles educativos, por ejemplo: cómo se va a dar el regreso al colegio con todas las medidas de bioseguridad. 

También, se debe tener muy en cuenta que los niños no están acostumbrados a este tipo de medidas, sobre todo los menores, por lo tanto, es fundamental enfatizar bastante en las prácticas de bioseguridad como el lavado de manos, el uso de tapabocas, caretas y demás elementos de protección. 

Por otra parte, para promover la reactivación social de los niños y adolescentes es fundamental que los papás fomenten reuniones virtuales con el fin de generar cercanía con sus amigos y compañeros, mientras se dan los acercamientos presenciales. 

Además, una buena alimentación, ofrecerles seguridad, suficientes horas de sueño y apoyo constante también hacen que los niños dejen de lado la ansiedad y miedos constantes. 

Finalmente es importante recordar el llamado del Ministerio de Salud y Protección Social sobre algunos casos en donde los índices de ansiedad y depresión por la reactivación pueden generar complicaciones más significativas en términos de ansiedad y miedo, sobre todo en los más pequeños. Allí se hace fundamental el acompañamiento de los padres en esta nueva etapa.

Es fundamental que además de las medidas para evitar el contagio, también se esté muy alerta ante posibles cambios de comportamiento. Actuar a tiempo puede hacer la diferencia. 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta