Obras del malecón turístico de Soledad comenzarán con la reconstrucción del mercado

0
222

La administración del alcalde Joao Herrera tiene lista una partida presupuestal por 2 mil millones de pesos para iniciar la adecuación del mercado de Soledad, obra que se constituye en la fase inicial del proyecto de construcción del malecón turístico y que se transformará en una plaza moderna para el encuentro ciudadano y cultural articulada con la economía local.

“La plaza del mercado estará lista en el segundo semestre de este año y será el punto de partida del malecón turístico, con el que Soledad rescatará su vocación ribereña y portuaria y se convertirá en un espacio de encuentro para la cultura y el turismo”, aseguró el mandatario de los soledeños durante la primera mesa realizada para intercambiar opiniones en torno a esta propuesta arquitectónica.

Por su parte, el malecón turístico es un proyecto que tiene el respaldo de la Administración Departamental del Atlántico y que se enmarca dentro de las obras de ampliación de la Plaza San Antonio de Padua, cuyo diseño tendrá en cuenta el caño cercano al mercado público. Para el Alcalde Joao Herrera “con la terminación del dragado del caño Melchor Caro, hemos devuelto a Soledad la vocación de ciudad ribereña, porque el malecón será un sitio para que nuestros artistas se encuentren con sus musas, que incentivará el turismo que estará integrada a una plaza de mercado, donde la gente podrá adquirir sus productos.”

En esta reunión oficiada en la sala de juntas del despacho, participaron funcionarios de las secretarías de Planeación, Obras y Hacienda así como de Edumas, quienes hicieron observaciones y aportes a la propuesta presentada por los arquitectos Edgar Mejía, Ledys Yance y Miguel Obregón, quienes proyectaron un reinder con la arquitectura del nuevo mercado.

En esta primera fase del proyecto se contempla la reconstrucción del viejo mercado e intervención de obras en sus alrededores, lo que generará habilitación de nuevas vías, mejoramiento de condiciones de trabajo a pescadores y vendedores, locaciones funcionales para las ventas, normativas para horarios de carga y descarga, entre otros aspectos.

El proyecto está ligado a estudios para mejorar problemáticas existentes en materia ambiental como la óptima disposición de los desechos de los productos que allí se expenden, y el mejoramiento de la seguridad en el mercado y en los barrios aledaños como Tiburón, 12 de Octubre, 7 de Agosto, La Bonga, Juan Domínguez Romero y San Antonio.

La plaza ocuparía un área de 3.525 metros cuadrados que contemplarían un espacio público para la integración familiar y un parque temático para encuentros culturales. La moderna propuesta respetaría algunos componentes de la actual arquitectura.

No hay comentarios

Dejar una respuesta