Primeros auxilios para animales de compañía

0
284
  • De los 3,5 millones de hogares, el 67% tiene perros como mascotas, 18% tiene gatos y 16% tiene ambos (Kantar World Panel).

Los animales de compañía, a pesar de estar en casa y permanecer bajo supervisión durante la mayoría del tiempo, también corren riesgos y no están exentas de sufrir cualquier tipo de accidente. Tal es el caso reciente de una perrita bogotana de cinco años que durante su paseo matutino fue electrocutada al quedar adherida por 20 segundos a un poste de alumbrado público. Gracias a la rápida reacción del paseador que logró separar al animal del elemento, informó al veterinario inmediatamente y aseguró el traslado rápido de la mascota a la Clínica veterinaria Pequeños Animales de la Fundación Universitaria San Martín, pudo ser salvada y se encuentra fuera de peligro.

Ante cualquier caso de electrocución, es fundamental llevar al animal lo más pronto posible a la clínica veterinaria más cercana, pues, aunque aparentemente esté bien en la parte externa, puede haber heridas internas que, al no tratarse oportunamente, resultan fatales”, afirmó Angélica Forero, médica y coordinadora de investigación de la Clínica Pequeños Animales de la Fundación Universitaria San Martín. “Frente a una emergencia, lo más importante es tener a la mano el celular del médico veterinario de cabecera y seguir sus instrucciones; así usted contará con algunos minutos para mantener estable a su mascota en incluso salvarle la vida. Si esto no es posible, como en cualquier tipo de emergencia con humanos, llame de inmediato a la línea 123, a través de la cual será remitido al Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal – IDPYBA”, agregó.

Entre las emergencias más comunes en Colombia se destaca el envenenamiento o intoxicación, traumas físicos como atropellamiento y electrocución, heridas por mordeduras, picaduras, cortadas, quemaduras, golpe de calor o infarto, fracturas, presencia de cuerpos extraños, abdomen agudo y distocias, entre otras.

Sin embargo, cuando surja una emergencia recuerde mantener la calma; podrá pensar y evaluar la situación con más claridad si está tranquilo y tenga en cuenta las siguientes recomendaciones que comparte la experta:

  • Si su mascota está lesionada, probablemente sufra dolor y esté asustada. Por esta razón tenga cuidado y evite ser mordido o rasguñado.
  • Evite abrazarla y manténgase alejado del hocico, especialmente la cara.
  • Actúe lenta y cuidadosamente, evitando que su mascota se altere más.
  • Si decide conducir algún vehículo mientras se dirige a la clínica veterinaria, hágalo con cuidado ya que el pánico los puede poner en peligro a ambos.

Qué hace en caso de:

Asfixia: cuando las mascotas se están asfixiando o tienen dificultades para respirar se tocan excesivamente el hocico, hacen ruidos de ahogo y pueden presentar una coloración azul en sus labios o lengua. Revise su hocico en búsqueda de algún objeto extraño y si lo encuentra, intente retirarlo cuidadosamente con pinzas, evitando empujar el objeto aún más hacia la garganta. En caso de no pueda retirar el objeto o si su mascota colapsa, coloque ambas manos a los lados de la caja torácica y aplique presión o acuéstela de lado y golpee la caja torácica con la palma de su mano para expulsar aire de sus pulmones y empujar el objeto desde atrás. Repita esto hasta que el objeto se desplace o hasta que pueda llegar al consultorio del veterinario.

Si su mascota no ha tragado algún objeto, pero está inconsciente, forme con sus manos un sello hermético alrededor de los labios y boca de su mascota para enviar que ingrese aire a los pulmones. Luego sople en sus fosas nasales hasta que sus costillas se eleven levemente, usando la fuerza en proporción al tamaño del pecho. Realice dos exhalaciones y luego haga 30 compresiones en el pecho.

No presenta latidos: si no puede escuchar los latidos del corazón y su mascota está inconsciente, puede intentar un masaje cardíaco. Recueste con cuidado a su mascota sobre su lado derecho en una superficie firme y apriete su columna contra algo que la mantenga inmóvil. Después coloque una mano a cada lado de sus costillas y apoye una mano en la parte baja para evitar que la caja torácica se hunda y use la otra mano en la parte superior para comprimir las costillas hacia la parte baja. Intente comprimir aproximadamente un tercio de la profundidad del pecho.

Haga dos compresiones por segundo. Cuente hasta 30 a este ritmo, dé dos respiraciones y reanude las compresiones torácicas. Deténgase de vez en cuando y escuche si se produce un latido espontáneo y esté alerta ante cualquier recuperación de la conciencia.

Se ha intoxicado o envenenado: si sabe o sospecha que su mascota ha consumido algo que pueda hacerle daño, llame a su veterinario inmediatamente y, de ser posible, suministre la siguiente información: especie, raza, edad, sexo y peso, síntomas, nombre y cantidad de la sustancia ingerida y tiempo trascurrido desde que la mascota consumió o estuvo expuesta a dicha sustancia. No trate de inducir el vómito o dar algún medicamento a menos que su veterinario o el IDPYBA se lo indique.

Si su mascota es un perro, evite a toda costa que consuma chocolate.  El chocolate contiene un ingrediente llamado teobromina, el cual es tóxico para los perros. Esta afecta principalmente el intestino, el corazón, el sistema nervioso central y los riñones. Las variedades de chocolate más oscuras y puras tienden a tener los niveles más altos de teobromina, pero también se encuentran en el chocolate con leche. Los síntomas de la intoxicación por chocolate incluyen: vómito (que puede tener sangre), diarrea, inquietud e hiperactividad, respiración agitada, tensión muscular, falta de coordinación, aumento de la frecuencia cardíaca y convulsiones.

Si su perro ha ingerido chocolate puede calcular la toxicidad del mismo en línea y al mismo tiempo acudir a su veterinario de cabecera.

En todos los casos de urgencia se debe evaluar a la mascota en forma sistemática para identificar las lesiones de riesgo vital y así instaurar el tratamiento adecuado para salvar su vida. Por eso es importante llevar a la mascota al médico veterinario lo mas pronto posible; entre menos tiempo corra, mayor será el porcentaje de éxito al hacer el tratamiento”, manifestó Angélica Forero. “Sea precavido. Cuide de su mascota como lo haría con cualquier otro miembro de la familia; gran parte de los accidentes se pueden evitar al prever situaciones potenciales de riesgo. Use collar siempre cuando pasee a su mascota, evite dejar las ventanas abiertas cuando esta permanezca sola en casa, así como sustancias tóxicas o medicamentos al alcance”, concluyó.

Botiquín para mascotas

Mantenga un botiquín de suministros para primeros auxilios básicos:

  • Termómetro digital de goma (para niños)
  • Gasa
  • Toallas limpias
  • Vendajes antiadherentes o tiras de tela
  • Cinta antiadherente o esparadrapo para vendajes
  • Gotero o jeringa larga sin aguja para administrar tratamientos orales o lavar heridas
  • Suero fisiológico para limpiar heridas y ojos
  • Leche de magnesia o carbón vegetal activado (para absorber veneno o sustancias tóxicas)
  • Peróxido de hidrógeno 3% (en caso de que el veterinario dé la instrucción de inducir el vómito)
  • Antidiarreicos
  • Antihistamínicos (alergias o picaduras)
  • Analgésicos o antiinflamatorios (de ninguna manera usar acetaminofén)
  • Desinfectantes
  • Guantes de látex
  • Pinzas y tijeras
  • Para prestar los primeros auxilios se recomienda tener en casa un par de guantes gruesos, lazos o traíllas, sabanas y cobijas.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta