Se intensifica vacunación canina y felina en el Atlántico

0
96

Casa a casa, la Secretaría de Salud de la Gobernación del Atlántico ha intensificado la búsqueda e inmunización de mascotas en los diferentes municipios del departamento del Atlántico, con la finalidad de prevenir el virus rábico.

Agentes primarios de salud y técnicos ambientales son los encargados de realizar esta labor que se dirige, además, a perros y gatos callejeros, debido a que son los más expuestos a la enfermedad de la rabia.

Esta vacunación se está realizando, inicialmente en los municipios del sur del Atlántico y luego se extenderá a las otras subregiones del departamento.

El secretario de Salud del Atlántico, Armando De la Hoz Berdugo, manifestó que desde el año 1996 este departamento fue declarado zona libre de rabia humana. “No obstante, el virus circula de manera silvestre y es trasmitido principalmente por murciélagos y zorros”.

Indicó que se ha recibido la notificación de 356 casos de accidente rábico en el departamento, de los cuales, 325 corresponden a incidentes con perros, 21 a felinos, 3 a grandes roedores, 2 a equinos, 3 a monos y 2 a murciélagos.

“Si bien es cierto que los reportes han aumentado, en comparación con el año inmediatamente anterior en el que se presentaron 338 casos para la misma semana epidemiológica, esto se debe a que se ha reforzado la recomendación de acudir inmediatamente al centro de Salud ante cualquier incidente”, dijo el funcionario.

Agregó que las autoridades de salud son conscientes de que el virus rábico puede penetrar en zonas libres de esta enfermedad, por ello, se está realizando vigilancia epidemiológica, análisis cuidadoso e intervención oportuna ante casos sospechosos o confirmados.

De la Hoz Berdugo explicó que en todas las regiones del país ha circulado el virus rábico y la Región Caribe ha mostrado una alta prevalencia de la misma, por lo que se hace necesario mantener vigilancia intensa y acciones de prevención y control permanentes.

ACCIONES ANTE ACCIDENTES RÁBICOS

Ante cualquier accidente rábico o mordedura provocada por un animal, potencialmente transmisor de rabia, las personas deben recibir cuidado oportuno de la herida para eliminar el virus depositado por la saliva del animal.

Los accidentes rábicos deben ser tratados únicamente por personal de salud calificado, sin embargo, apenas se presente, es necesario lavar la herida con abundante agua y jabón (preferiblemente de lavar ropa) o detergente, dejar con jabón la zona afectada durante cinco minutos, enjuagar con agua a chorro hasta garantizar la absoluta limpieza de la lesión para inmediatamente dirigirse al Centro de Salud más cercano.

Las heridas no deben suturarse ni aplicar medicamentos o ungüentos porque puede empeorar su condición. Los médicos son los únicos que están en capacidad de dictaminar el protocolo a seguir ante una mordedura.

No hay comentarios

Dejar una respuesta