‘Tomy Masacre’ el sicario venezolano que no cesa su actuar delictivo a pesar de estar en la cárcel

0
1398

Recientes audios que ya están en poder de las autoridades muestran la forma como Tommy Joel Zerpa Brito, alias ‘Tommy masacre’, sicario venezolano condenado por el homicidio del tendero Gerardo Reyes Vega, sigue delinquiendo sin importar que haya sido trasladado a una cárcel de mediana seguridad en Popayán.

Este hombre que tanto daño le hizo a Barranquilla con el tema de las extorsiones, no cesa su actuar delictivo y está aliándose con hombres más peligrosos, buscando un músculo financiero.

Esta es una de las formas que la violencia venezolana trajo sus problemas a Barranquilla, «muchos de estos venezolanos tenían deudas pendientes en su país y salieron huyendo, porque allá las cosas son a otro precio; al llegar a Colombia, en lugar de corregir su actuar, se pusieron a delinquir», explicó uyn investigador que está al frente de este caso.

Y es que Colombia resulta un atrayente territorio para ellos, toda vez que aquí el aparato judicial no representa un reto para ellos.

Además Barranquilla es una ciudad que pueden controlar, aliándose o incluso, entrando en guerra con los grupos armados ilegales que hay en la ciudad.

¿Cómo se financian?

La financiación de los grupos venezolanos en Colombia es muy simple y lo hacen como toda organización: a través del delito, siendo los más frecuentes la extorsión, el microtráfico y los homicidios selectivos.

Cometiendo estos delitos se financian y fortalecen con la compra de armas y contratación de personas que reclutan de las pandillas o grupos juveniles barriales.

«Un bandido venezolano se siente con más libertad de cometer fechorías en Colombia, porque no tiene presiones sociales y sabe que si es capturado cuenta con las garantías de un aparato judicial laxo y suave que lo puede dejar libre», explicó.

Barranquilla demás de lidiar con los grupos delictivos ilegales conformados en la ciudad, ahora libra una batalla contra la delincuencia venezolana que se trasladó a la ciudad y recrudece una guerra, de la que muchos no han salido muy bien librados.

Desde que se conoció de la existencia de ‘Tomy Masacre’ en Barranquilla, la Policía ha librado una guerra para capturarlo, sin embargo, este hombre se las arreglaba para salir en libertad, ya sea fugándose o con los abogados que podía pagar y ahora que por fin está detenido y que ha sido juzgado, continúa ejerciendo su actuar delictivo desde las cárceles a las que ha sido trasladado.

Y es que comprar un celular en el interior de una cárcel parece no ser problema para este sicario venezolano. De acuerdo con las interceptaciones de las autoridades, pagaría desde 450 mil hasta ocho millones de pesos por un celular con minutos y WhatsApp para comunicarse con el exterior y seguir su actuar delictivo.

Extorsiones desde las cárceles, ¿hasta cuándo?  

Esta parece ser una pregunta que no tiene respuesta, porque son muchas las veces que han intentado bloquear los equipos de comunicación de los centros de reclusión, pero a pesar de los adelantos tecnológicos, no ha sido posible y los detenidos, siempre se las arreglan para hacer llamadas extorsivas desde las cárceles.

Sumado a esto, está la corrupción que hay al interior de las cárceles y que queda evidenciada con la compra y venta de equipos celulares, armas y droga.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta