Diez consejos clave para tener un intestino sano y feliz

0
227

En un esfuerzo por ofrecer una visión integral y accesible de la salud digestiva, la gastroenteróloga y especialista en endoscopia digestiva Juliana Suárez, lanzó recientemente sus cursos en Hotmart, la plataforma líder de Economía de los Creadores en América Latina, para educar al público sobre la importancia de mantener un sistema digestivo saludable.

Con más de 20 años de experiencia en medicina, la reconocida “Doctora Popó” cómo la llaman en redes sus seguidores, busca proporcionar consejos prácticos y actualizados para tener una mejor salud digestiva a cualquier edad. A continuación, algunos de sus principales tips o consejos:

  1. La importancia de cuidar la salud digestiva desde temprana edad: el cuidado de la salud no es un asunto exclusivo de personas mayores. El microbiota, que vive en el intestino, no solo se encarga de funciones digestivas sino también de la salud de otras partes del cuerpo como el corazón, el pulmón, la piel, las articulaciones y la mente. Por esto es ideal que desde jóvenes se tenga una alimentación que incluya frutas, verduras, nueces, semillas, granos enteros y tubérculos para desarrollar un microbiota saludable y evitar enfermedades a largo plazo.
  2. Recomendaciones para la alimentación infantil: teniendo en cuenta lo anterior, no hay que descuidar la salud digestiva en niños. La especialista aconseja a los padres enfocarse en una dieta variada y colorida, rica en vegetales y frutas. Es clave evitar alimentos ultra procesados y con exceso de azúcares añadidos. Se debe asegurar una adecuada hidratación y adaptar las porciones según la edad y tamaño del niño. Introducir gradualmente nuevos alimentos ayuda a monitorear alergias o intolerancias, también involucrarnos en la preparación de comidas para aumentar su disposición por opciones saludables.
  3. Hábitos diarios para mantener un sistema digestivo saludable: la salud digestiva no depende exclusivamente de una alimentación saludable y variada, también es necesario realizar ejercicio físico de manera regular, dormir bien y realizar actividades relajantes.
  4. Alimentos perjudiciales para la digestión: los alimentos ultra procesados, que contienen azúcar, harina refinada, conservantes, colorantes y grasas trans pueden causar inflamación, desequilibrios en la flora intestinal y problemas digestivos como estreñimiento e hinchazón. La doctora recomienda moderar el consumo de bebidas carbonatadas y lácteos enteros si hay síntomas de intolerancia, que también pueden afectar negativamente la digestión.
  5. Prevención de enfermedades digestivas comunes: enfermedades comunes como el estreñimiento, el síndrome de intestino irritable, el reflujo y la gastritis crónica se pueden prevenir con una dieta rica en fibra, adecuada hidratación, ejercicio, buen descanso y chequeos preventivos, aconseja Juliana Suárez. Además, es indispensable evitar el consumo excesivo de alimentos grasos y picantes, que pueden irritar el tracto digestivo.
  6. Adaptación de la digestión con la edad: con el tiempo, el metabolismo tiende a ralentizarse, y la producción de enzimas digestivas puede disminuir, lo que puede afectar la eficiencia digestiva. Así que es recomendable prestar atención a estos cambios a medida que se envejece, e incluir probióticos y prebióticos en la dieta para mantener un equilibrio saludable de bacterias intestinales. Es imprescindible ajustar la dieta a las necesidades cambiantes del cuerpo, reducir el consumo de alimentos difíciles de digerir y mantener un horario de comidas regular.

    7. El impacto del estrés en la digestión: el cerebro y el intestino tienen una relación estrecha, así que, aprender a manejar el estrés repercutirá en una mejor salud digestiva. Regularmente, en el trajín de la vida diaria, muchas emociones pueden potencializar los síntomas de estreñimiento, colon irritable, entre otras. Además, el exceso de trabajo o estudio hacen que las personas descuiden sus horarios de alimentación o incluyan alimentos ultraprocesados de manera excesiva.

  7. Exámenes periódicos: la gastroenteróloga aconseja realizar revisiones periódicas, como una endoscopia digestiva alta a los 30 años y una colonoscopia total a los 45 años de prevención en personas asintomáticas. Pero si hay síntomas de alarma como sangrado, pérdida de peso, anemia o dolor abdominal, se deben realizar estudios para determinar el origen de los síntomas independiente de la edad.
  8. Comer sano es barato: regularmente se asocia una alimentación balanceada con altos costos para la vida, sin embargo, este mito queda desestimado si se comparan los precios de las frutas, verduras o granos, con el de los alimentos ultra procesados. Con la variedad de plantas que se producen en un país como Colombia y que están disponibles en plazas de mercado o supermercados, hay muchas opciones para escoger a lo largo de todo el año.
  9. 10. Horarios de alimentación: procurar comer siempre en los mismos rangos de horarios y hacerlo de manera calmada, masticando bien cada uno de los alimentos, también es clave para mejorar la salud digestiva. Es esencial recordar que pequeños cambios en nuestros hábitos diarios, pueden tener un impacto significativo en nuestra calidad de vida.