Recuperación del tajamar occidental: de tren de carga a apuesta turística de Barranquilla

0
1952

La historia de Barranquilla guarda en su memoria el tren de carga que en la floreciente actividad portuaria de la ciudad era utilizado para el transporte de carbón en el margen occidental del río Magdalena.

Tras una operación de más de cinco décadas, sus rieles desgastados dieron paso a un improvisado transporte de turistas interesados en conocer el encuentro del río con el mar en la desembocadura del río Magdalena.

Allí nació esa vocación turística que, hoy por hoy, dio paso a la construcción del proyecto Tren turístico-Paseo peatonal, que ya está licitado, adjudicado y contratado por la Empresa de Desarrollo Urbano –Edubar– y que pronto será una realidad al ser uno de los componentes de la recuperación integral de la ciénaga de Mallorquín.

El proyecto plantea una conectividad entre el actual sector turístico del barrio Las Flores y la playa de Puerto Mocho mediante una vía de tren, franja de sendero peatonal y ciclorruta, con una serie de estancias y equipamientos. Serán 2.6 kilómetros de sendero peatonal, 2.2 kilómetros de ciclorruta y 2.6 kilómetros de tranvía, transformando notablemente el transporte artesanal que por décadas impulsó el turismo en el sector.

En el trayecto, los visitantes encontrarán sitios comerciales, plazoletas, lo que contribuirá al desarrollo económico del sector, mejorando las condiciones de accesibilidad, seguridad de la vía y condiciones de la playa.

El paseo en sus inicios

En la Oficina del Archivo Histórico de la Secretaría General conservan los primeros registros de cómo empezó el transporte de turistas deseosos de conocer el encuentro entre el mar Caribe y el río Magdalena y su característico color ceniza, tomando el tren turístico que llegaba hasta Bocas de Cenizas.

El tren, un atractivo turístico con capacidad para 120 personas, prestaba sus servicios los domingos y feriados, entre las 9:00 a.m. y las 11:00 a.m. por valor de 20 pesos, haciendo un recorrido en 45 minutos.

El 6 de enero de 1976, el Diario del Caribe reseñó la reinauguración del tren, señalando la gran afluencia de público que este suceso convocó, después de mantenerse inactivo por cinco años.

Ahora, el nuevo tren tendrá dos vagones de 70 pasajeros aproximadamente que estarán yendo y viniendo desde la estación principal hasta Puerto Mocho.

Componente ambiental

La recuperación integral de la ciénaga de Mallorquín, de la mano de la recuperación de la playa de Puerto Mocho, garantizará la estabilidad ambiental de la ciénaga.

La única forma de llegar a la playa de Barranquilla es por el tajamar, una obra hidráulica que actúa como barrera entre el río y la ciénaga, por lo que será un proyecto sostenible de conectividad en el Tajamar. Por lo anterior, se proyecta un tren eléctrico y vías de acceso, brindando una experiencia amigable con el medioambiente, pero sobre todo atractiva para el turismo.

Avance a la fecha

  • 310 metros lineales instalados de tubería sanitaria.
  • 1682 metros lineales instalados de tubería para la red de conducción.
  • 2.103 metros lineales intervenidos de vía férrea.
  • 5229,8 metros lineales comprados de riel.
  • 2542 metros cuadrados intervenidos de parqueadero.
  • 310 metros lineales fundidos de concreto de nivelación en la vía férrea.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí