El duelo perinatal tendrá apoyo psicológico tras aprobación de proyecto de ley ‘Brazos Vacíos’

0
811
  • En Colombia se aprobó el proyecto de ley Brazos Vacíos para atender a los padres de familia que pasan por un duelo gestacional o perinatal.

El informe “Una tragedia olvidada: La carga mundial de la mortalidad fetal”, publicado por Unicef en 2020, revela que cada 16 segundos muere un recién nacido en el mundo causando una afección emocional y psicológica a los padres de familia, quienes tienen que afrontar la pérdida, muchas veces, sin la compañía de un experto.

“No hay un golpe que afecte tanto a una familia y, a la vez, que sea tan invisible en la sociedad que la pérdida de un bebé, sobre todo en los últimos meses de gestación. Es ahí donde resulta esencial reforzar y mantener los servicios esenciales de la salud, para garantizar que la mujer y la familia puedan afrontar el duelo perinatal de una forma digna y respetuosa de la mano de las instituciones prestadoras de servicios de salud teniendo como principal premisa el cuidado de la salud mental”, afirma Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS.

De ahí que en Colombia se aprobara el proyecto de ley ‘Brazos Vacíos’, para visibilizar en el país un duelo digno tanto del padre como de la madre, en compañía de un experto en la salud para aliviar el dolor, el impacto y la soledad que se sufre ante una pérdida, que muchas veces se agrave por la invisibilización y los tratos deshumanizantes que se sufren en los actuales sistemas de salud.

Luis René Bautista Castro, coordinador del Comité Permanente de Política Pública de Prácticas Parentales del Colegio Colombiano de Psicólogos – Colpsic, explica qué es el duelo perinatal y por qué es importante acompañarlo.

¿Por qué es importante hacer el duelo en condiciones de pérdida gestacional o perinatal?

Porque lo que llamamos ‘hacer el duelo’ se refiere en realidad a tener la oportunidad de vivir un proceso que permita darle una gestión adecuada a aquello que sentimos frente a lo que consideramos una pérdida. Si no se nos da esa oportunidad, se nos está quitando el derecho elemental a vivir nuestra propia naturaleza., en Colombia, como en otros países de Latinoamérica, el duelo a un hijo durante su gestación es sinónimo de silencio, tabúes, charlas incómodas y aislamiento por parte de quienes sufrieron esta pérdida.

Por el contrario, el duelo es un proceso que hay que vivir y en la mayor parte de los casos, un proceso que se debe acompañar por un psicólogo experto, que ayude a entender y a gestionar los momentos de tristeza, rabia o angustia profunda, que son completamente naturales, para que las personas tengan la oportunidad de vivir de la mejor manera de cara a esta nueva realidad.

“Si el duelo no tiene un acompañamiento terapéutico, podría generar riesgos para el bienestar psicológico de la pareja y la familia. Esto puede derivar en efectos más complejos como ansiedad, depresión, uso de sustancias y hasta la ideación suicida. También cuando se extiende el duelo se puede presentar síntomas fisiológicos como dificultades cardiacas, inmunosupresión, alta presión sanguínea, entre otras afecciones físicas”, comenta, el experto.

Hacer el duelo, una necesidad humana

La muerte hace parte de la naturaleza humana. Desde los primeros siglos de la edad antigua, la muerte ha tenido rituales de duelo colectivos e individuales en los que se relacionan frecuentemente con la angustia, la incertidumbre y la soledad. Sin embargo, no fue hasta 1917, con Sigmund Freud, que el duelo se estudió desde el pensamiento del psicoanálisis y la psicología, que a su vez fue estudiado por Erich Lindemann, quien estableció las etapas del duelo, al igual que la psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross, de la que aún se cita en la actualidad.

Los síntomas de depresión respecto al duelo perinatal están presentes en un 20 a un 55 por ciento más en las mujeres que acaba de sufrir una pérdida y esta condición prevalece un año después de la pérdida, así lo muestra el estudio de la Universidad de Barcelona a cargo de la doctora Isabel Ridaura Pastor. Por eso, para minimizar estos riesgos en Colombia se adelanta un proyecto de ley para promover la educación en prácticas parentales que permitan entender la pérdida y los procesos de duelo.

“Todo lo que sabemos de lo que se denomina duelo indica que no hay que tomarse a la ligera. Por fortuna en la actualidad existen estrategias terapéuticas que cada día son más efectivas para su abordaje. Por ello es necesario fortalecer la formación de profesionales en competencias específicas, desde un enfoque diferencial, que atienda las necesidades y particularidades de cada familia o individuo que pasa por el duelo”, concluye René Bautista.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí