Mujer, Policía y Madre, combinación de valientes

0
368
  • Su vocación por servir a la comunidad no tiene fronteras, cuando no está con su hija, trabaja de la mano con Los Mokaná en diferentes actividades de prevención y educación

“Toda profesión se inicia con un sueño y continúa como un reto y sí a esto le sumamos lograr el balance perfecto entre ser mujer, madre, esposa y policía, puede ser una combinación muy satisfactoria, pero como madre me llena de orgullo servir a la institución (Policía).”, estas fueron algunas de sus palabras.

Desde el Comando de Policía Atlántico, exaltamos los retos personales que asumen a diario todas las madres que habitan en esta región del país, en especial los de las madres que son policías, y por ello hoy queremos reconocer a una, de tantas heroínas que existe en esta unidad, la cual ha optado por romper barreras y recorrer nuevos caminos, apostando siempre por mostrar otras formas de amar y ser amada, trabajando por la seguridad y convivencia ciudadana.

Con su característica sonrisa y amabilidad, la Capitán Aurora, nos recibió en el municipio de Tubará – Atlántico, donde se desempeña como “comandante de estación”, para compartirnos su historia de vida, experiencia, luchas, sueños y proyectos.

Aurora María López García es una Samaria, de 30 años, que ingresó a la Escuela de Cadetes de Policía General Francisco de Paula Santander hace 11 años para servir a la sociedad como oficial de la Policía, la cual también es madre de una hermosa niña de 6 años de edad, y actualmente se encuentra estudiando Psicología.

Durante su trayectoria institucional, también ha trabajado en la Policía Metropolitana de Santa Marta y en la Dirección de Incorporación de la Policía Nacional. Su vocación de servir a la comunidad le ha traído diferentes reconocimientos en su carrera policial, como 48 felicitaciones y 3 condecoraciones.

Su vocación por servir a la comunidad no tiene fronteras, es por ello que, articuladamente con su equipo de trabajo, viene liderando distintas acciones que buscan vincular a las comunidades Indígenas como los Mokaná, en la realización de diferentes actividades que contribuyan al sano esparcimiento, la interacción social, la cultura de la legalidad, la promoción de espacios pedagógicos y prevenir la vinculación de jóvenes a cadenas delictivas y situaciones de vulnerabilidad y riesgo.

A continuación, les formulamos una serie de preguntas, con el fin de conocer, aún más su sentir, como madre, mujer y policía.

¿Qué sacrificios tiene que hacer una madre policía?
Los sacrificios que se hacen son muchos, pero para resaltar y ser específica, el mayor de ellos es, el no poder vivenciar de manera presencial cada una de las etapas de crecimiento y aprendizaje de mi niña, como tampoco poder gozarme cada travesura cuando agrega a su tierno lenguaje una palabra nueva, no poder estar constantemente en todo su proceso médico y en cada uno de sus avances. Pero el momento más sensible de sacrificio como madre Policía es cuando enferma no poder estar ahí, para poder atenderle y entregarla en manos de alguien que hace las veces por mí.

¿Le cuestionan su hijo algo de su profesión?
Bueno, hasta el momento, mi niña cuenta con tan solo seis años de edad, pero creo que sus expresiones gestuales dan mucho que decir, ya que al verme su mayor comunicación no verbal es abrazarme tan fuerte, que con su abrazo expresa todo lo que puede llegar a pensar y sentir, en cuanto haberle asignado Dios una madre que sirve a la Patria.

¿Les gustaría que ella forme parte de la Policía Nacional?

Gustarme que mi hija en su tiempo pertenezca a esta prestigiosa institución, sí, me gustaría, ya que en esta profesión se forma para ayudar al prójimo y velar por el bienestar de toda una sociedad.

¿Cuál sería un mensaje para todas nuestras madres policías y para las de la sociedad en general?
Para ti madre policía que eres hermana, esposa, amiga y el pilar de tú familia, que con tu valentía, disciplina y entrega expones tu vida para proteger a nuestra sociedad. Portadora de una misión sin fronteras que brinda seguridad y confianza, elegiste como bandera servir a los demás, donde día tras día defiendes la vida de los demás con lealtad, vocación y entrega. A ti, madre policía, homenajeamos tu día como una heroína cotidiana que lleva consigo la fuerza por dentro para seguir sirviendo a Dios y a la patria.

A todas las madres que con su ternura, comprensión y sacrificio dan ejemplo de amor y servicio.

Desde el fondo de mi corazón …. ¡¡¡Gracias!!!