Pinturas ecológicas: la apuesta de la Armada de Colombia para el cuidado del medioambiente

0
630
  • La Escuela Naval de Suboficiales ‘ARC Barranquilla’ desarrolla proyectos de investigación para producir material ecológico con el fin de contribuir al cuidado y preservación del medio ambiente._

Grumetes y suboficiales que cursan la especialización en Materiales Compuestos en la Escuela Naval de Suboficiales ‘ARC Barranquilla’, buscan salvaguardar el recurso hídrico del país a través de un reciclaje químico y mecánico que se convierte en pintura ecológica, posteriormente empleada en las cubiertas de los buques de la institución naval.

Con el cuestionamiento de: ¿Qué pasa con las botellas, papeles, plástico y demás residuos contaminantes que son arrojados al mar y ríos en Colombia?, los estudiantes investigaron la manera de emplear los residuos PET (Por sus siglas significa Polietileno Tereftalato) como insumo principal para transformarlos en pinturas.

Estos componentes, transformados a partir de la recolección de los residuos, arrojados en las playas, se someten a un reciclaje químico y mecánico que realizan los suboficiales de la Armada de Colombia, y se obtienen mediante un proceso de fusión de materiales que permiten obtener la película de pintura antideslizantes y anticorrosivas.

El jefe técnico de la Reserva Activa, Gabriel Enrique Pelufo, docente de la institución castrense, sostuvo que la pintura se elabora con residuos del petróleo que contaminan los mares y la fauna. “Especialmente lo que es el tereftalato de polietileno, que son botellas plásticas que se utilizan para la fabricación de envases de agua y refresco, y el polietileno expandido [icopor por su fabricante], que también es un residuo contaminante”.

“Para conformar la película de pintura antideslizante ecológica, se procede a hacer un reciclaje químico de polietileno expandido, porque se diluye en un solvente y se transforma, efectivamente, pasando de estado sólido al líquido y convirtiéndolo en un polímero de película para la conformación de la pintura”, explicó el docente Pelufo.

También los aprendices, grumetes y suboficiales, agradecen la apuesta y contribución de su labor en favor del medioambiente, uno de ellos, el marinero primero Miguel Ángel Calderón, agradece lo enseñado por la Escuela Naval.

“Me brinda el conocimiento con el cual yo puedo, en un futuro, aportar a la mitigación del impacto medioambiental de la contaminación. Aprender este tipo de técnicas me permite aportar al desarrollo de mi país y a generar un impacto institucional positivo para la ciudad”, dijo el marinero Calderón, alumno de la Escuela Naval de Suboficiales ‘ARC Barranquilla’.

Los proyectos que se trabajan desde las tecnologías, posgrados y semilleros de investigación en la Escuela Naval de Suboficiales, tienen una naturaleza orientada al fortalecimiento de las competencias investigativas y técnicas, mediante proyectos de base para dotar a los estudiantes de herramientas que permitan contribuir al desarrollo e innovación social del país, y a su vez, apliquen los conocimientos impartidos al sostenimiento de la Fuerza y la solución de problemas de la población.

Finalmente, el teniente de navío Henry González, decano de la Escuela Naval de Suboficiales, dijo que en esa institución “priorizamos las líneas de investigación en objetivos claramente definidos desde cada uno de los programas enfocados en la innovación, y se asocian, por una parte, a los sistemas de ingeniería de las unidades; a los sistemas de propulsión; a los eléctricos, y a las armas; pero, por otra parte, se asocian a la investigación relacionada con los ambientes marinos y costeros; a la gestión ambiental; al impacto en temas relacionados con lo oceánico, lo fluvial y lo marítimo para contribuir desde la investigación e innovación al desarrollo del país”.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí