A veces la felicidad más grande llega en empaques demasiado pequeños

0
866
  • El amor por los animales llevó a esta familia a hacer hasta lo imposible por encontrar a “Nieve” su mascota que fue hurtada en la entrada de su casa

En una familia cuando un hijo desea tener un animal, sea perro o gato como mascota, los padres son los primeros en alzar su voz de protesta con un rotundo no.

Pero cuando esa mascota llega, son esos mismos que dijeron no, los primeros en encariñarse, apoderarse y sentirse más dueños de ese animal que sus propios hijos.

Y no es para menos, en el caso de los perros, considerados animales un poco más apegados a las personas, tiende a convertirse en un miembro más de la familia, al que incluyen a la hora de la comida, en los paseos, en las salidas en familia, en los viajes e incluso, hasta cuando se radican en otro país.

Pero hubo un caso muy especial en Santa Cruz de Mompox, en donde una madre hizo hasta lo imposible por encontrar al perrito de su hija, que solo le da ese título, porque «Nieve», es un miembro más de la familia.

El pasado lunes 8 de mayo, será un día que la familia Piñeres Díaz jamás olvidará, pues la menor, la más pequeña de la familia y la más consentida “Nieve”, había desaparecido de la nada sin dejar rastro alguno.

Una perrita de raza Pinscher, de las más pequeñas de América Latina, llegó a esta familia sin saber que recibiría todo el amor del mundo, desde el hombre de la casa, hasta la más pequeña, Luisa Piñeres, quien, desde su llegada, vio en “Nieve” a su mejor amiga, a un ángel.

Luisa y “Nieve” desde hace seis meses se volvieron inseparables, es su amiga con quien habla, le cuenta sus cosas y a la que trata de educar para que sea una perrita de bien y tenga buen comportamiento en la calle.

Ese lunes, “Nieve”, se encontraba frente a la vivienda de sus dueños, la puerta estaba cerrada y la calle sola, un señor pasó en su motocicleta y sin pensarlo dos veces, se devolvió, jaló a la perrita y se la llevó. Ahí comenzó el calvario de esta familia.

Fueron días angustiosos, la soledad y el vacío se apoderaba cada vez más de ellos, no pasaba un minuto sin que se hablara de la desaparición de su mascota, y más zozobra les daba cuando los vecinos preguntaban por ella.

«Fueron días terribles, Luisa dejó de comer por varios días, su mirada era muy triste, se me enfermaba, le pedía a Dios todos los días que su perrita estuviera bien y que la trajera de vuelta, yo todos los días publicaba en las redes sociales la desaparición de ‘Nieve’ recibiendo apoyo de la gente que me decía que la encontraría, que no perdiera la fe, pero los días pasaban y nada», dijo Claudia Díaz, mamá de Luisa.

En vista que en los primeros días no había razón de la perrita, Claudia logró obtener imágenes de seguridad de la calle donde vive, y se percataron que, en definitiva, a ‘Nieve’ se la habían «robado». Fue en ese momento en que su corazón sintió un respiro, porque pudieron visibilizar la placa de la moto y desde ahí empezar a buscar al conductor.

Fue entonces cuando se dirigió a la estación de Policía en Mompox, con fotografía de su perrita y los números de contacto donde podían ubicarla, además, llevó los videos de las cámaras de seguridad para demostrar que se trató de un hurto y no una desaparición.

La Policía entró en acción inmediatamente, por su parte, la búsqueda del dueño de la moto y por parte de la familia Piñeres Díaz, el de pegar volantes ofreciendo recompensa por quien diera información del paradero de “Nieve”. Sin embargo, los intentos fueron en vano, nadie daba razón y dos veces llamaron a decir que tenían a la perrita y que debían consignar la mitad del dinero y la otra a la hora de la entrega, pero no fue así, Claudia en su desespero, hizo las dos consignaciones y en ninguno de los dos casos le devolvieron a su perrita. Como quien dice ¡la estafaron!

Dicen que la tenacidad, el esfuerzo y la lucha por conseguir lo que más se desea en la vida, llega. Y sí, el día 24 de mayo, en medio de todo un operativo por la ubicación del paradero de ‘Nieve’, unidades del Modelo Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes, llevaron a Claudia hasta el corregimiento La Rinconada.

Allí, su corazón se quería salir, sentía que algo bueno pasaría y sus ojos no dejaban de buscar la imagen de su adorable perrita. Se bajaron junto con el mayor Diego Montealegre Fierro y venia un señor de suéter amarillo con “Nieve” en sus manos, su corazón latía más fuerte, sus manos estaban frías y su voz entrecortada. Pensó que este momento jamás llegaría.

Su fe nunca se perdió, y el amor por su familia y esta perrita, quizás le devolvieron a ella ese pedacito que le hacía falta a su núcleo para volver a hacer felices.

Sobre el señor que aparece en el video llevándose la mascota de Luisa, aseveró que pensó que estaba perdida y por eso se la llevó, él alegó que estaba en la calle y que no se la robó, sino que la «rescató» y se la llevó para su casa.

Para la Policía Nacional en Bolívar, es muy gratificante ver sonreír a las familias, quienes aman a los animales y los cuidan como un miembro más de la familia. «Todo nuestro respeto y admiración a la familia Piñeres Díaz, quienes demostraron su lucha incansable por traer de vuelta a su hogar a esta perrita, queda demostrado que son una familia unida con buen corazón y eso se lo aplaudimos». Agregó el oficial.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí